Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Andinismo en Perú

Andinismo en Perú

De grandes montañas, paisajes incomparables, así es nuestro país (Perú). El andinismo en Perú, encuentra en nuestros Andes un escenario único para este deporte de aventura. Por ello, el Perú constituye un verdadero imán para los amantes del andinismo en América. Razones sobran: una concentración única de montañas (por tanto, sin aglomeraciones de escaladores); un clima benigno durante gran parte del año; y un acceso relativamente fácil a ambientes sin embargo totalmente aislados del trajín urbano. Una singular combinación que hace del Perú uno de los destinos más atractivos para los montañistas del mundo entero.

Si bien la menor de las cumbres del nevado Huascarán, la mayor montaña tropical del mundo, fue escalada por primera vez en un lejano 1908 por la norteamericana Annie Peck y sus dos guías suizos, la actividad andinista llega a nuestro país de manera definitiva a principios de los años treinta, cuando las primeras expediciones de pioneros europeos inician la gran aventura de recorrer las cordilleras andinas en busca de nuevos retos y desafíos.

Desde que en 1932 la famosa expedición de los austríacos Borchers, Schneider y Kinzl lograra coronar la cima sur del Huascarán (6 768 msnm), la más alta del Perú, las cumbres peruanas han sido escenario de sucesivas ascensiones, cada una más espectacular que la anterior.

Cordillera Blanca

La Cordillera Blanca, considerada la capital del andinismo en Perú, está ubicada al lado oriental del valle del río Santa, en el Callejón de Huaylas. Cuenta con la mayor abundancia de cumbres nevadas y con las más altas y bellas del país. Entre sus cimas más famosas están: Huascarán (6 768 msnm); Huandoy, con tres cumbres, todas sobre los 6 000 msnm; Chopicalqui (6 354 msnm); Chacraraju (6 112 msnm); Alpamayo (5 947 msnm) y Copa (6 118 msnm).

Entre las ventajas que ofrece esta cordillera figuran el clima (ideal para la escalada entre mayo y octubre) y la marcada accesibilidad de sus montañas, que permite culminar la ascensión de varias cumbres en un tiempo corto. Además, las ciudades y poblados ubicados al pie de la cordillera brindan una amplia y completa gama de servicios que incluye guías, porteadores, servicios de rescate y equipo de escalada. En la ciudad de Huaraz, capital de Áncash, existen abundantes hoteles, restaurantes y una docena de agencias estables que organizan expediciones de escalada. Aunque existe un pequeño aeropuerto que organiza vuelos charter, el acceso a Huaraz es por vía terrestre luego de recorrer 210 km desde Lima hasta Pativilca, sobre la Panamericana Sur, y 200 más en ascenso a la sierra (5-6 horas en total).

Otros poblados ubicados al pie de la cordillera, como Carhuaz, centro de enlace con los pueblos del Callejón de Conchucos; Yungay, punto de partida a las escénicas lagunas de Llanganuco, en el Parque Nacional Huascarán; y Caraz, sitio de flores y agradable clima, brindan una completa gama de servicios que incluye guías, porteadores, grupos de rescate y equipo de escalada.

Cordillera Huayhuash

«La más espléndida de las cordilleras peruanas» es el apelativo con que los escaladores se refieren a este lugar. La primera cima de esta cadena, el nevado Siulá Grande, fue coronada por una expedición austríaca en 1936. Su mayor cumbre, el Yerupajá, fue escalada por vez primera en 1950 por una expedición de la Universidad de Harvard. La Cordillera Huayhuash cuenta con una docena de grandes picos de marcada dificultad por la frecuencia de avalanchas de nieve y hielo. Entre sus cimas más conocidas están: Yerupajá (6 634 msnm); Yerupajá Chico (6 121 msnm); Jirishanca (6 094 msnm); Siulá Grande (6 344 msnm); Rondoy (5 879 msnm); Ninashanca (5 807 msnm) y Rasac (6 017 msnm).

La aproximación a estas cumbres se hace generalmente desde el poblado de Chiquián (a 360 km al noreste de Lima), lugar ideal para al aprovisionamiento de víveres. En los cercanos poblados de Llamac, Pocpa y Pacllon es posible contratar los servicios de guías y porteadores. También se pueden organizar expediciones desde la cercana ciudad de Huaraz.

25 Montañas más altas del Perú

Montaña

msnm

Departamento

Huascarán 6 768 Áncash
Huascarán Norte 6 655 Áncash
Yerupajá 6 634 Lima
Coropuna 6 425 Arequipa
Huandoy Centro 6 395 Áncash
Chopicalqui 6 354 Áncash
Siulá Grande 6 344 Áncash
Ausangate 6 333 Cusco
Ampato 6 288 Arequipa
Salkantay 6 271 Cusco
Sarapo 6 127 Áncash
Hualcán 6 122 Áncash
Chacraraju 6 112 Áncash
Jirishanca 6 094 Áncash
Chachani 6 075 Arequipa
Pucahirca 6 046 Áncash
Hualca Hualca 6 025 Arequipa
Rasac 6 017 Áncash
Sabancaya 5 976 Arequipa
Carnicero 5 960 Áncash
Alpamayo 5 947 Áncash
Rondoy 5 879 Áncash
Misti 5 825 Arequipa
Huagurunchu 5 785 Pasco
Pariacaca 5 750 Junín / Pasco

Cumbres de Arequipa

Arequipa es sinónimo de volcanes y nevados, de cielos azules y pampas interminables, una opción para el andinismo en Perú. Conocida como la Ciudad Blanca (por el sillar volcánico usado en su construcción), está enclavada en las estribaciones occidentales de la cordillera y es el punto de partida para realizar una serie de ascensiones de diverso grado de dificultad, marcadas todas por una rara combinación de paisajes hermosos, fácil acceso y un componente cultural de enorme valor. Las cumbres de sus volcanes fueron escogidas por los antiguos peruanos para realizar sacrificios humanos en honor de sus dioses, como el de «Juanita», una momia perteneciente a una joven doncella Inca encontrada recientemente en increíble estado de conservación en la cumbre del nevado Ampato.

El volcán Misti (5 825 msnm) es la montaña emblemática de Arequipa. Su ascenso implica, más que una escalada, una caminata de dos días por terrenos flojos y de gran pendiente. La ruta de ascenso más popular se inicia en la ciudad y continúa hacia Tambo Inca y el campamento base Nido de Aguilas, para coronar la cumbre al segundo día. El Chachani (6 075 msnm), por su parte, el segundo volcán que domina la ciudad, puede ser atacado tomando un espectacular camino afirmado que asciende hacia la Pampa de Arrieros.

El valle del Colca (a 4 horas de Arequipa) cuenta también con varias cumbres de gran belleza y popularidad entre los andinistas: los volcanes Ampato (6 288 msnm) y Sabancaya (5 976 msnm) y el nevado Hualca Hualca (6 025 msnm) son algunos de los más importantes. Finalmente, el valle de Cotahuasi cuenta con el nevado Coropuna (6 425 msnm) como su cumbre de mayor belleza, la que ofrece un impresionante panorama de la región. Se accede a éste desde la laguna Pallarcocha, a poco más de dos días de viaje terrestre desde Arequipa.

Para informes sobre el acceso a estas y otras montañas, existen compañías de turismo de aventura con sede en Arequipa que brindan facilidades logísticas y de coordinación con guías y porteadores locales.

Cordillera Vilcanota

El Valle Sagrado de los Incas, ubicado a 60 km al norte del Cusco, comprende una sucesión de pintorescos pueblos y abundantes sitios arqueológicos, campos agrícolas prolijamente trabajados donde crece el «maíz gigante» y, además, un clima excepcional. Entre sus atractivos destacan sus montañas, ideales para la práctica del trekking y el andinismo en Perú. Nevados como el Chicón, Wakay Willca también conocido como Pumasillo o Verónica, Pitusiray, Sawasiray, Terijway y Sunchubamba, todos por encima de los 5 000 msnm, son algunas de las principales cumbres de la Cordillera del Vilcanota.

En los pueblos del valle (Yucay, Urubamba, Ollantaytambo) existen abundantes hoteles y restaurantes, así como facilidades de porteo y guías locales. La mayoría de las empresas turísticas que organizan expediciones de escalada se encuentran en el Cusco.

La Sierra Central

La sierra central, especialmente la vertiente occidental, cuenta con algunos picos nevados de gran altura y belleza para realizar el andinismo en Perú, estos sobresalen por encima de sus respectivas cadenas montañosas. Este es el caso de los majestuosos Rajuntay (5 247 msnm) y Pariacaca (5 750 msnm) en la sierra de Lima, y el Huagurunchu (5 785 msnm), coloso que domina la ciudad minera de Cerro de Pasco, en Pasco. Todos ellos ofrecen un relativamente fácil acceso, con carreteras que permiten una aproximación sin mayor dificultad.

El problema es, sin embargo, la falta de infraestructura, así como la ausencia de guías experimentados y porteadores en el área. El clima en esta región es similar al del resto de los Andes, con una estación lluviosa de noviembre a mayo y una temporada seca entre junio y septiembre, época ideal para las ascensiones.

Como se puede ver, nuestro país cuenta con gran potencial para este deporte de aventura, para realizar el andinismo en Perú puede contratar los servicios de una empresa de turismo especializada en el rubro.

¿Y tú que opinas?

Menu