Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Flora y Fauna de Pasco

flora-y-fauna-del-peru

La flora y la fauna de Pasco varían en función de las distintas regiones naturales presentes en su territorio. Éstas van desde las punas hasta la selva baja, pasando por todas las regiones intermedias. Esta diversidad de ambientes crea una gran variedad de ecosistemas que hacen del departamento una importante reserva natural, la que debe ser protegida para evitar su depredación. En las zonas altoandinas existen gramíneas y rodales de queñuales, pero en mayor variedad se encuentra el ichu, planta que sirve como forraje para los animales y también como combustible después de su secado.

En la región selvática del departamento crecen diversos árboles madereros como moena, nogal, caoba, tornillo, cedro e ishpingo, utilizados en actividades extractivas. La fauna, si bien no es muy numerosa, sí es variada, pues en su territorio habitan animales andinos y selváticos. En las zonas de alta montaña es posible observar cóndores, pumas, venados y vizcachas.

En la zona de ceja de selva y selva, la diversidad aumenta considerablemente. Ronsocos, sachavacas, loros, añujes o agutíes, armadillos, picuros, osos hormigueros y ardillas han hecho de este territorio su hábitat natural; y gracias a que esta parte del departamento es de difícil acceso, estos animales han podido desarrollarse sin ser perturbados por el hombre.

Flora de Pasco

En las altas punas hay gramíneas y pequeños rodales de queñuales (Polylepis incana). Alrededor de los 4.000 metros, los árboles de quiñual o queñual son restos de antiguos bosques de altura. Entre las gramíneas predominan el ichu (Stipa festuca) y la chiligua (Calamagrostis). Sobre los 5.200 metros crece, además de algunos musgos y líquenes, la yareta (fanerógama). En la selva la vegetación es tropical, con gran variedad de árboles como moena, nogal, caoba o aguano, tornillo, cedro, capaiba e ishpingo.

En la ceja de selva hay bosques tropicales nubosos con varias especies de árboles y gran variedad de plantas epifitas y orquídeas (más de 500). Los árboles, cubiertos de musgo y líquenes, son tan numerosos que sus copas se entrelazan. También existe gran variedad de lianas, como el tamushi o tamshi (Carludovica sp.), que trepan por toda clase de troncos y ramas en su búsqueda natural por la luz solar. Además del quiñual, en la sierra se encuentran el aliso (Lambras sp.), eucalipto (Eucaliptus globulos), ciprés (Cyperus sp.), pino (Pinus radiata), kolle (en peligro de extinción, por lo que su tala se ha prohibido) y sauce (Salix chilensis).

Fauna de Pasco

En las punas la fauna no es tan numerosa y variada como en la Amazonía. Habitan el venado gris de los Andes (Cdocoileus peruvianus), la vizcacha (Lagidium peruvianum), el cóndor (Vultur gryphus), la taruca (Hippocamelus antisesis), el cuy salvaje (Cavia cobaya) y otros; además viven camélidos como llamas (Lama glama) y vicuñas (Vicugna vicugna); otras especies de los altiplanos son el gato montés, el zorrino, el gallinazo y diversas aves de la familia de las perdices.

En la selva pasqueña, la diversidad animal es mucho mayor. Existe una gran variedad de mamíferos, reptiles, aves e insectos; mencionemos los siguientes: sachavaca, sajino, huangana o chancho salvaje, venado rojo, otorongo o tigre americano, tigrillo, ronsoco o capibara, añuje o agutí, armadillo, picuro, oso hormiguero, ardilla, perezoso, conejos silvestres y gran variedad de monos. Los ríos son hábitat de bellos mamíferos como el manatí o vaca marina y la nutria o lobo grande de río.

Entre los reptiles hay una gran variedad de lagartos y serpientes (boa anaconda, afaninga y shushupe). Entre las aves se halla gran variedad de papagayos o guacamayos, loros, pericos, paujiles, perdices y pavas, y también está el ayaymama, con su canto lúgubre en las noches de luna. Además, en estas regiones habita el gallito de las rocas (Rupicola peruviana), ave nacional del Perú. Y hay gran diversidad de peces, como el paiche, con sus 4 metros de largo, y una gran variedad de pirañas.

Áreas naturales protegidas

Pasco es uno de los departamentos con mayor número de zonas de protección ecológica. Aquí se ubican un parque nacional, una reserva nacional, un santuario nacional, un bosque de protección y una reserva comunal. Estas áreas protegidas buscan conservar de la mejor manera ecosistemas de sierra y selva.

Parque Nacional Yanachaga – Chemillén

Cuenta con una superficie de 122 mil hectáreas y se encuentra ubicado sobre el macizo de Yanachaga, entre los ríos Huancabamba, Pozuzo y Palcazu. Ocupa terrenos de los distritos de Huancabamba, Oxapampa, Villa Rica y Pozuzo y fue creado mediante Decreto Supremo 068-86-AG del 29 de agosto de 1986. Este parque fue establecido para proteger el ecosistema de las cuencas altas de los ríos mencionados y de las vertientes orientales de los Andes; para favorecer el desarrollo regional mediante el correcto aprovechamiento turístico, científico y cultural del mismo; y para conservar las tierras que conforman el espacio vital de alrededor de 60 comunidades nativas amueshas o yaneshas.

El Parque alberga numerosas especies de flora (orquídeas, helechos, bromeliáceas, cañas, árboles y palmeras); gran cantidad de animales: alrededor de 59 especies de mamíferos, 427 de aves, 16 especies de reptiles y 31 de peces.

Reserva Nacional de Junín

Se encuentra en el límite de los departamentos de Junín y Pasco, cuenta con 53 mil hectáreas y fue instituida en 1974 para proteger el hábitat alrededor del lago Junín, único ecosistema donde vive el zambullidor de Junín, ave en peligro de extinción. Otras especies de fauna que habitan la reserva son el cuy silvestre, que vive en los pequeños islotes de totora del lago; especies de ranas muy apreciadas por su carne y alrededor de 36 especies acuáticas.

Santuario Nacional de Huayllay

Esta conocida área de protección, popularmente denominada Bosque de Piedras, fue establecida mediante Decreto Supremo 0750-74-AG del 7 de agosto de 1974, para proteger las formaciones geológicas que se levantan sobre la meseta de Bombón, proteger la presencia del queñual, único árbol de estas alturas, así como a la fauna silvestre conformada por cóndores, gatos monteses y zorrinos, entre otros. En este bosque pétreo se encuentran alrededor de doscientas moles que semejan rostros humanos, torres, elefantes, esfinges, hongos, etc. La extensión de este santuario es de 6.815 hectáreas.

Bosque de Protección San Matías – San Carlos

Se ubica sobre un área de 145.818 hectáreas y es el segundo más grande del Perú (luego del de Alto Mayo, en el departamento de San Martín). Fue creado el 20 de marzo de 1987 mediante Decreto Supremo 0101-87-AG, con el objeto de proteger los bosques del valle del río Palcazu.

Reserva Comunal Yanesha

Establecida mediante Resolución Suprema 193-88-AG del 28 de abril de 1988. Tiene como objetivo preservar y conservar la fauna silvestre, incluyendo la ictiológica, en beneficio de unas 10 comunidades yaneshas o amueshas. Esta reserva tiene una superficie de 34.744,7 hectáreas y forma parte del sistema de protección del valle del Palcazu.

¿Y tú que opinas?