Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Historia de la danza en el Perú

Historia de la danza en el Perú

Antes de la llegada de los españoles, los pueblos, incas y preincaicos, poseían una cultura avanzada en todos los ámbitos del conocimiento humano. Las artes, en especial la danza en el Perú, tenían una importancia fundamental en la vida social.

Esto se puede apreciar a través del legado cultural prehispánico que, fusionado con lo español, persiste hasta nuestros días. Parte fundamental de dicho legado son nuestras ricas y variadas danzas.

La danza y la música peruana son muy diversas según las regiones de donde procedan.

En muchos lugares del Perú, especialmente en la Sierra, se han eternizado en bailes y danzas a algunos personajes históricos y sucesos importantes. Por ejemplo, en la localidad de Yanacona (Cusco), los campesinos conmemoran la gesta de Túpac Amaru II con danzas y un atuendo especial. En los avelinos se recuerda a Andrés Avelino Cáceres; en los negritos, a la esclavitud; en los tundikes, a la libertad de los negros o la figura de Ramón Castilla.

En gran parte de las danzas de la Sierra se evoca al imperio incaico con personajes vestidos como las pallas y las collas. Durante la etapa republicana, pasando a otro tipo de danza, uno de los eventos que marcó el desarrollo del ballet en el Perú fue la visita de la célebre bailarina Anna Pavlova en el año 1917. Con ella, esta técnica adquirió gran popularidad dentro de un sector de la sociedad acostumbrada al teatro español. Es así como diversos maestros de Europa y Estados Unidos asumieron la conducción de instituciones, academias y compañías de ballet.

En relación con la danza moderna en el Perú, al igual que con la clásica, llegaron maestros y coreógrafos extranjeros, los cuales contribuyeron al establecimiento de esta nueva forma de danza en el Perú. En 1973 se creó el Ballet Moderno de Cámara, en Lima, bajo la dirección de la chilena Hilda Riveros.

Durante la década de 1980 se crearon distintas agrupaciones conformada por bailarines formados en el ámbito local. Uno de los grupos más representativos de esta etapa es íntegro, el cual fue fundado por Óscar Natters, Lili Zeni, Maureen Lleweyn Jones y Roberto Ángeles. Posteriormente, tras la separación de los miembros, cada uno formó agrupaciones independientes. Lili Zeni con Terpsícore y Maureen Lleweyn Jones con Danza Lima.

En la década de 1990 se incorporaron al movimiento de danza coreógrafos y coreógrafas peruanos, muchos de ellos formados en el extranjero. Así, podemos mencionar a: Rossana Peñaloza, Pachi Valle Riestra y Mirella Carbone con la escuela Pata de Cabra; Patricia Awuapara con Espacio Danza; Morella Petrozzi de Danza Viva, entre otras y otros.

Actualmente, la danza en el Perú contemporánea continúa desarrollándose en variados ámbitos y ciudades del país. Cada día surge un mayor número de personas interesadas en este arte, el cual sigue creciendo en universidades, escuelas y festivales locales organizados por el Consejo Nacional de Danza, entre otras instituciones.

¿Y tú que opinas?