Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad

Alojar a tus pájaros exóticos

pajaros-exoticos

Comparados con los otros, los exóticos son mucho más fáciles de instalar debido a que no son destructivos del entorno que los alberga. Además, si el alojamiento consiste en una pajarera o una gran área de vuelo, podremos plantar algunos arbustos, lo cual no es posible en el caso de los loros debido a sus hábitos destructivos respecto a la vegetación. Nuestra elección, por lo que al dicho alojamiento concierne, podrá ser la de una pajarera, un área de vuelo interna, una jaula o una combinación de todas ellas, lo cual nos sitúa ante la opción de adquirir instalaciones prefabricadas o bien paneles que nos permitan diseñar la jaula o la pajarera según nuestros deseos. Si somos personas habilidosas, supondrá ciertamente un coste menos construirla nosotros mismos y además gozaremos de la ventaja de que podrá ajustarse a nuestras necesidades específicas. Sea como fuere, conviene no olvidar en ningún caso, que las consideraciones más importantes con relación a las pajareras o a las jaulas son las de que deben ser espaciosas y construidas con materiales que les aseguren muchos años de vida.

Pajareras y áreas de vuelo internas

Sin duda alguna una pajarera o una gran área de vuelo interna es la mejor manera de alojar una colección de exóticos. Las jaulas están bien como solución a corto plazo para albergar algunos pájaros o parejas de cría, pero no debe olvidarse que todos han de contar con un acceso regular a unas espaciosas áreas de vuelo. Si no es así llevarán una vida de encarcelamiento en una jaula aun cuando sea de buena dimensión. Solamente si se les concede un amplio para volar podrá desarrollar la fuerza muscular y gozar de la salud que constituyen condición esencial para cualquier animal, en especial si se espera de él que críe. Una pajarera puede ser de modelo ornamental y alojar en ella un cierto número de ejemplares, o bien del tipo preferido por muchos criadores y que consiste en una serie de pequeñas áreas de vuelo que parten de un recinto que se extiende a lo largo de la parte posterior de todas ellas. Esto hace posible que se pueda disponer de espacio para guardar comida y otros elementos necesarios, así como proporcionar un resguardo interno de dimensión variable al que podrán acudir los pájaros para dormir al llegar la noche. En el resguardo deberán colocarse los recipientes para la comida y el agua así como las perchas para su descanso nocturno.

Un área de vuelo interna es un medio excelente para instalar un cierto número de exóticos, ya que les proporciona mucho más espacio para volar. Encontraremos un gran placer en este tipo de alojamiento, el cual puede diseñarse de modo que haga juego con la decoración ya existente en cualquier local. Puede montarse en un garaje o cobertizo que no esté en uso, pero antes de decidir el diseño que deberá tener es recomendable que visitemos previamente las instalaciones del mayor número de poseedores de pájaros, los cuales se mostrarán felices de poder aconsejarnos sobre los méritos que concurren en el diseño elegido por cada uno de ellos. Tenemos asimismo que las diversas publicaciones sobre pájaros a menudo incluyen diseños de pajareras y ello hace que valga la pena adquirirlas. Señalemos, por último, que si es nuestro deseo construir nuestra propia pajarera o área de vuelo nos conviene contactar con nuestro establecimiento habitual de animales de compañía para conseguir más información sobre el tema.

Jaulas

Los estilos de las jaulas van desde las utilizadas por los expositores y las que se necesitan en la mayoría de recintos aviarios hasta las más fantasiosas que se venden para instalar en ellas pájaros de compañía en los hogares. Los dos modelos citados en primer lugar son de madera mientras que el último es por regla general de metal cromado o revestido de resina epoxídica. Ahora bien, aun en el caso de que no sea nuestra intención concurrir a exposiciones, una jaula de las utilizadas en estos certámenes nos será muy práctica ya que resulta ideal para el transporte de pájaros. Cualquiera de las jaulas aquí descritas puede ser adquirida en nuestro establecimiento habitual de animales de compañía.

Las jaulas para alojar pájaros de colección, que es posible construir o adquirir de madera sin pintar, pueden ser de un solo espacio pero también dobles o triples dotadas de paneles de separación deslizantes para hacer posible una utilización flexible y, al objeto de que resulte fácil su limpieza, deben recubrirse con una pintura carente de plomo. Si potamos por construir nuestras propias jaulas podemos recurrir a una de las maderas que se expenden laminadas y que es extremadamente fácil de mantener limpias si bien su coste es más elevado. Necesitaremos además adquirir frontales especiales para exóticos, los cuales tienen los barrotes situados a una distancia menor entre sí que en el caso de los utilizados para los periquitos, y también un sistema distinto por lo que se refiere a la fijación de la puerta. En cuanto a las perchas, de madera torneada, podemos adquirirlas en nuestro establecimiento habitual de animales de compañía donde disponen de una amplia gama en cuanto a gruesos y formas. Evitemos para este fin las de plástico, ya que no son idóneas para los pies de nuestros pájaros.

Si pensamos adquirir una jaula de las conocidas como de fantasía, tengamos presente que la longitud es mucho más importante que la altura, si bien ésta también ha de ser amplia. Las jaulas circulares y más bien altas, de diseño ornamental, que con frecuencia se venden para instalar exóticos en ellas, no son de uso práctico para ninguna clase de pájaros. La forma preferida es la rectangular, que cuenta con el máximo de espacio longitudinal posible. Si disponemos de un hueco o de un lugar similar en nuestro hogar, resulta mucho mejor construir en dicho punto una jaula de vuelo interna, que ofrecerá a los pájaros un alojamiento mucho mejor y además nos permitirá gozar mucho más contemplándolos. En un espacio así dispondremos de mayores posibilidades para decorarlo con ramas naturales que en el caso de una jaula de pequeñas dimensiones.

Dado que la pajarera, el área de vuelo interna o la jaula vendrán a representar de un modo efectivo el único mundo para nuestros exóticos, nos corresponde prestarles el máximo confort posible. Esforcémonos, pues, en proporcionarles el alojamiento más espacioso que las circunstancias nos permitan al objeto de que puedan gozar de la vida tanto como nosotros contemplándolos.

¿Y tú que opinas?