Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad

Boas, pitones y anacondas: 10 consejos básicos

boas-pitones-y-anacondas

1.- Una salud excelente

Controlando con frecuencia el estado de salud de la serpiente se consigue aumentar su bienestar a la vez que se le asegura una larga vida. Pero si usted no dispone de los conocimientos necesarios, no intente curar a una serpiente que esté enferma. Llévela a un veterinario que tenga experiencia en tratar reptiles.

2.- Una serpiente siempre será una serpiente

No es factible que una persona llegue a establecer una relación bilateral con una serpiente. No hay que humanizarlas. Las serpientes no son listas, taimadas o malas. Las serpientes gigantes son animales salvajes y no animales mimosos ni de compañía.

3.- Alimentación adecuada

Para que los animales crezcan correctamente, se reproduzcan y alcancen una edad avanzada es imprescindible proporcionarles todos los nutrientes necesarios. Como presas podemos ofrecerles principalmente aves y pequeños mamíferos, tanto vivos como muertos.

4.- Sin agua no hay vida

Todas las serpientes necesitan agua para poder vivir. Los animales propios de las regiones tropicales necesitan también una elevada humedad relativa del aire. Ésta se puede conseguir mediante la evaporación del agua de un recipiente, pulverizando con frecuencia, con un humificador, o con una instalación de lluvia artificial.

5.- Descendencia saludable

Conseguir la reproducción es siempre motivo de orgullo y una experiencia inolvidable para cualquier aficionado. Pero para ello hay que tener una cierta experiencia y saber bien lo que se hace; no es un asunto para principiantes. Con la reproducción en cautividad se consigue disminuir la importación de ejemplares capturados en la naturaleza.

6.- La temperatura adecuada

Las serpientes dependen de las fuentes de calor externas para poder llevar a cabo sus funciones vitales. La mayoría de las especies necesitan una temperatura de 26 a 30°C. Procure reproducir las variaciones de temperaturas diarias y estacionales que experimentan en su hábitat natural.

7.- Las dimensiones correctas

Las serpientes necesitan terrarios de unas dimensiones determinadas. Las especies que se mueven poco necesitan un terrario más pequeño que las serpientes más activas. Las que son trepadoras prefieren un terrario alto. Las dimensiones mínimas de los terrarios se basan en estas premisas.

8.- Grandes trepadoras

Las serpientes gigantes arborícolas no son las únicas que necesitan trepar. A las especies terrestres también les gusta hacerlo. Además de ramas para trepar, es conveniente que los paneles laterales y posteriores del terrario dispongan de superficies de reposo. Así se incrementa la superficie útil del terrario.

9.- Informarse a fondo

Antes de adquirir una serpiente gigante deberá estudiar detalladamente las necesidades y características de la especie que le interesa. Para ello puede consultar la bibliografía especializada, hablar con otros terrariófilos con mayor experiencia, o asistir a conferencias y seminarios.

10.- Descanso en la intimidad

A las serpientes les gusta retraerse a sus escondrijos y pasar en ellos largos períodos de reposo. Lo ideal es proporcionarles una caseta que, llegado el caso, las hembras también podrán aprovechar para depositar sus puestas o dar a luz.

¿Y tú que opinas?