Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad

Canicross y Bikejoring: Descubre los deportes de moda

canicross-y-bikejoring

Si sois de los que comparten sus vidas con un perro, seguramente hayáis oído una de las dos palabras como mínimo alguna vez, hablando entre amigos mascoteros, en algún reportaje o prestando atención a algún cartel que hayáis podido observar en vuestro veterinario habitual.

Pero, ¿qué son exactamente esos términos anglosajones tan de moda de un tiempo a esta parte?

Tanto uno como otro son deportes amparados por la Real Federación de Deportes de Invierno, la International Federation os Sleddog Sport y demás instituciones, que reparten esfuerzos entre perros y humanos. El Canicross es, en esencia, una carrera en que compiten equipos formados por un corredor y su amigo cuadrúpedo, unidos por un arnés especial (arnés de tiro) que el primero lleva atada a la cintura, y que permite que el segundo tire de él.

Por su parte, el Bikejoring es otra modalidad de Mushing (que es como se conoce al trineo tirado por perros) por la que el humano en vez de correr, se monta a una bicicleta tirada por perros.

Algunas consideraciones de seguridad

Arnés y correa

Para poder practicar estos deportes con seguridad, es recomendable que el arnés de tiro sea cruzado hasta la cola, sin ningún elemento que pueda provocar heridas o rozaduras al perro, ya sean mosquetones, anillas, o similar.

Y tanto vale para la línea de tiro, que es como se conoce a la cuerda que ata a ambos deportistas (bípedo y cuadrúpedo) y también debe carecer de añadiduras que podrían poner en riesgo la salud física del animal. Ésta, además, debe contar con una parte elástica que proteja tanto la espalda del humano como del can, y no debe superar los 2,5 metros de longitud. Por su parte, arnés y línea de tiro deben unirse, en el caso de que se practique Canicross, por un mosquetón de fácil apertura (para garantizar la seguridad de propios y extraños en caso de caída o de que dos o más perros se crucen) en un cinturón específico para el deportista, de no menos de 7 centímetros de ancho. Si en cambio nos interesa el Bikejoring, la cuerda se unirá a la bicicleta por una parte rígida que evita que se enrede con la rueda delantera.

Superficie

Tanto el Canicross como el Bikejoring deben practicarse en superficies y terrenos que respeten las almohadillas de los perros. Por lo tanto, tanto el cemento como el asfalto, zonas con muchas piedras, o superficies cortantes quedan prohibidas.

En cambio, arena, tierra, barro, hierba y nieve son ideales, siendo esta última la que más agradecen los perros, que responden a ella aportando un grandísimo rendimiento.

Ahora bien, nunca está de más aplicar una protección extra para las patas de los perros, ya sea con productos a aplicar en sus almohadillas o, directamente, calzándoles en patucos.

Los mejores perros para practicar Canicross y Bikejoring

En teoría, cualquier raza es válida para practicar ambos deportes pero, claro, a algunas se les dará mejor que a otras por razones puramente físicas. Perros de caza y pastores, Alaskanos (cruces entre galgos, pointer y nórdicos), cuentan con mayor resistencia y la alzada adecuada para ser óptimos en la competición, pero hay que tener en cuenta, a la hora de elegir al can, las aptitudes del propio humano, con el fin de encontrar una pareja que se compenetre en desgaste y esfuerzo. Ahora bien, no son pocos los que practican este deporte de manera no profesional y, por tanto, lo disfrutan junto a su mascota.

Todo listo, ¿Cómo empiezo?

Ya tienes el arnés, sabes qué medidas de seguridad tener en cuenta, e incluso le has protegido las patas a tu mascota, que es con quien quieres empezar a practicar este deporte, ¿sí? Sólo te queda armarte de paciencia: tardarás tiempo en encontrar la condición física ideal tanto para ti como para tu amiguete, y puede que al principio éste no entienda lo que esperas de él.

Lo ideal es empezar poquito a poquito: pocos kilómetros de entrada, a los que ir añadiendo mayores distancias de manera progresiva, permitiendo que más que un entrenamiento, lo vea como un disfrute puro.

Con el tiempo, le comunicarás cuál es el recorrido (vía órdenes como salida, stop, derecha, izquierda, recto…), y conseguirás que sepa modificar su velocidad (en función del estado de las zonas por las que corráis, de los adelantar a otro participante…). Recuerda que sólo hay una restricción: que el animal vaya siempre por delante del humano. A partir de aquí, te lo montas como quieras.

Cuando te veas capacitado para participar, ponte en contacto con la Asociación Española de Mushers, donde te informarán de las competiciones existentes.

¿Y tú que opinas?