Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad

Diamantes mandarín: 10 consejos básicos

diamantes-mandarin

1.- Sociabilidad

Los diamantes mandarín son aves gregarias y necesitan por lo menos un compañero de su especie para sentirse felices. Con un compañero, estos seres tan alegres y vivaces podrán mostrarnos todo el repertorio de sus pautas de comportamiento, muestras de cariño, cantar y limpiarse mutuamente el plumaje.

2.- Velar por su seguridad

Los diamantes mandarín que viven en cautividad dependen de que su cuidador aparte de ellos todos los peligros potenciales, como por ejemplo que cierre las ventanas cuando vuelan sueltos, que aleje las plantas venenosas, que cuide de su alimentación y que vigile que no esté contaminada por productos tóxicos.

3.- Piscina privada

Los diamantes mandarín disfrutan chapoteando en agua limpia y batiendo las alas. El baño diario es una necesidad para ellos, y si él no se siente a gusto. Dado que los pájaros también beben agua de su bañera, hará falta cambiarla por lo menos una vez al día.

4.- Golosinas

Los diamantes mandarín se acostumbran a comer verde y grano germinado. La pamplina, el diente de león, la lechuga y demás alimentos verdes les proporcionan muchas vitaminas, minerales y oligoelementos. El alimento fresco es un agradable complemento para una dieta granívora que a la larga se haría un poco monótona.

5.- Un buen inicio

Durante los primeros días en su nuevo hogar, los diamantes mandarín necesitan ante todo mucha tranquilidad para poder reconocer su nuevo hábitat. Para que se acostumbren a las personas y lleguen a confiar en ellas es preciso hablarles suavemente, silbar un poco y acercarse a ellos con movimientos lentos.

6.- Limpieza doméstica

Los diamantes mandarín se toman muy en serio la limpieza de su plumaje. Cuando lo necesitan, reciben la ayuda de un compañero. Su cuidador también deberá por la higiene de la jaula. La limpieza periódica es imprescindible para prevenir enfermedades.

7.- Un hogar acogedor

A pesar de lo pequeños que son estos pájaros, necesitan mucho espacio para moverse. Para ser felices, los ágiles y veloces diamantes mandarín necesitan una jaula amplia con nidos para dormir y ramas naturales.

8.- Trabajo mental

Los diamantes mandarín se relacionan mucho entre sí, pero siempre están dispuestos a vivir nuevas experiencias. Si les ofrece un poco de variedad jamás llegarán a aburrirse. Son capaces de cualquier cosa con tal de acceder a una golosina o de material para construir el nido.

9.- Baños de sol

Al igual que la mayoría de los seres vivos, para mantenerse sanos los diamantes mandarín también necesitan aire fresco y luz solar natural. Colocar la jaula junto a una ventana, o en la terraza cuando las temperaturas lo permitan, les proporciona oxígeno y estimula el metabolismo de estos activos pájaros.

10.- Los placeres del vuelo

Una hora de vuelo libre al día hará que los diamantes mandarín se mantengan siempre en plena forma. Disfrutan mucho volando por la habitación y aprovechan el espacio para realizar todo tipo de acrobacias aéreas y explorar el lugar desde arriba. Si solamente se les da de comer en la jaula, regresarán a ésta en cuanto tengan hambre o sed.

¿Y tú que opinas?