Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Evita que tu perro consuma estos alimentos

perro-alimentos-malos

Te sorprenderás al saber que ciertos alimentos pueden resultar tóxicos e incluso mortales para tu perro. Si eres de esas personas que comparte un poco de su comida o dejan caer algo mientras cocina, este post te hará reflexionar ya que puede resultar peligroso para tu mascota.

Aguacate. El aguacate contiene una toxina que puede resultar venenosa para algunos animales como pájaros y caballos, pero no se ha demostrado completamente si también lo es para nuestros perros. Algunos perros pueden sufrir de indigestión si comen la piel y contenido del aguacate, pero lo más peligroso es la semilla, ya que puede causar obstrucción del esófago o intestino.

Huesos de pollo y pescado. A pesar de que nuestros perros pueden comer pollo y ciertos pescados, debes tener mucho cuidado con sus huesos y espinas, ya que al ser muy filosos pueden ocasionar obstrucción y desgarre del aparato digestivo.

Comida para gatos. Si tienes gatos y les has dado comida para perros, o viceversa, debes dejar de hacerlo, y aquí están las razones:

  • La comida para gatos está compuesta por vitamina A, mientras que la de perros contiene beta caraoteno (sus organismos lo convierten en vitamina A).
  • La Taurina es un aminoácido que necesitan los gatos, pero los perros las producen naturalmente. La comida para perros no contiene esta sustancia, lo que puede provocar enfermedades del corazón en los gatos.
  • Los niveles de proteína en la comida de perros son más bajos que en la comida de gatos. Aunque hay gatos que pueden vivir con consumos bajos de proteína, no es lo más indicado para su salud.

La densidad calórica y los altos niveles de proteína no son buenos para el tracto gastrointestinal de nuestro perro. Diarrea, vómitos y pancreatitis son algunos de los síntomas que puede tener tu mascota al consumir comida para gatos.

Sal. La comida comercial de nuestros perros contiene pequeñas cantidades de sodio que pueden tolerar. Sin embargo, grandes cantidades de sal pueden ser muy perjudiciales para su salud e incluso causarle la muerte. Según el National Academy of Sciences and National Research Council en los Estados Unidos, los perros saludables de 15kg deben consumir no más de 100mg de sodio al día. Habla con tu veterinario para que ajuste la dosis de acuerdo al peso de tu perro.

Chocolate. Lo peor que te puede pasar si consumes chocolate es ganar unos kilitos de más. Pero tu perro puede enfermarse incluso con pequeñas cantidades. Además de tener alto contenido de grasas, el chocolate contiene cafeína y tebromina, dos estimulantes que afectan al sistema nervioso, la musculatura cardíaca y la frecuencia del orinado. El nivel de intoxicación depende del tipo de chocolate que haya consumido tu perro; el chocolate blanco es el menos tóxico mientras que el oscuro es el más peligroso.

Uvas y pasas. Evita que tu perro consuma uvas o pasas ya que pueden causar problemas renales, atacar el riñón y alterar la orina. Si tu perro las ha consumido, los síntomas inmediatos son el vómito y diarrea, pero luego puede presentar anemia, falta de apetito, dolor abdominal e ingesta excesiva de agua.

Huevo crudo. Los huevos crudos contienen una enzima llamada Avidina la cual disminuye la absorción de la Biotina (Vitamina B). Esto puede provocar problemas con la piel y el pelaje. Además, los huevos crudos pueden contener Salmonela que puede ser peligrosa para tu perro.

Cebolla y ajo. La cebolla y el ajo son bastante fuertes y producen daños en los glóbulos rojos del perro. El daño empieza a presentarse después de los cinco días de la ingesta. Los síntomas incluyen anemia y orina oscura. Si tu perro ha consumido cebolla o ajo debes visitar a tu veterinario lo más pronto posible. En algunos casos es necesaria una transfusión de sangre.

Masa de pan cruda. La masa de pan cruda contiene levadura viva que puede ser peligrosa para el sistema digestivo de tu mascota. El estómago constituye el ambiente ideal para que la bacteria se multiplique, provocando una expansión de la masa dentro del perro que puede ser tan severa como para reducir la circulación de la sangre en las paredes estomacales. Adicionalmente, la expansión puede comprimir el diafragma, lo que provoca una respiración dificultosa.

Ten cuidado, en definitiva, con lo que le ofreces a tu perro, ya que puede resultar muy peligroso para su salud. Si quieres consentirlo con algo de comida para humanos, debes saber cuáles no son peligrosas.

¿Y tú que opinas?