Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Hurón

huron

Los hurones son animales divertidos e interactivos, a menudo son descritos como gatitos perpetuos. Pero para ser un dueño responsable primero debes decidir si realmente son la mascota adecuada para ti.

Alimentación

Los hurones son por naturaleza carnívoros. La comida para gatos no proporciona normalmente las proteínas o la proporción de grasas necesarias para el correcto metabolismo del hurón, aunque el alimento de alta calidad destinado a los gatos más jóvenes puede ser utilizado durante un tiempo si la comida específica para hurones no se encuentra en ese determinado momento. No obstante, la abundancia de alimentos de baja calidad en la dieta del animal no son apropiados para este. Cuando se lea la etiqueta, los tres ingredientes más abundantes deben ser derivados cárnicos, pues los hurones no pueden digerir correctamente los compuestos de cereales usados en las marcas más baratas de alimento para gatos.

El alimento ideal del hurón contiene un 32 – 38% de proteínas y un 15 – 20% de grasas (el origen de las proteínas del alimento del hurón debe proceder siempre de carne, no de soja o plantas similares). Aunque un alto contenido proteico es esencial, si este es mayor del 38 % puede generar ocasionales cálculos renales y obstrucciones urinarias en los hurones más viejos. A la mayoría de los hurones les encantan los dulces como pasas, pero tales caprichos se les deben dar solo ocasionalmente, pues incluso una cantidad pequeña de azúcar puede ocasionar a veces anomalías en el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y el páncreas, donde se produce la insulina. A pesar de que los productos vegetales pueden proveer a los hurones de ciertos elementos y una dieta variable, el hecho de que su aparato digestivo sea relativamente corto impide que puedan extraer mucha energía de ellos, y por esta razón deben ser solo un suplemento, y no una alternativa, a su dieta habitual.

Actividad

Los hurones pasan la mayor parte del tiempo (de 14 a 18 horas al día) durmiendo, pero cuando están despiertos son muy activos, dedicándose a explorar su alrededor de forma exhaustiva. Los hurones son animales crepusculares, es decir, que son más activos durante el amanecer, el atardecer y parte de la noche. Si están enjaulados, deben ser sacados de forma diaria para que hagan ejercicio y satisfagan su curiosidad; necesitan al menos 4 horas de libertad al día, pero deben estar vigilados o bien acondicionarles un lugar en el que no corran ningún peligro. Los hurones, al igual que los gatos, pueden utilizar una caja (preferiblemente esquinera) para realizar sus deposiciones con un poco de entrenamiento, aunque es necesario tener cajas en distintos cuartos porque no la buscarán si les queda lejos. El material que se les pone en la bandeja, suele ser arena de gato, pero el polvo que desprende puede ser perjudicial y hacerlos estornudar, y por eso yo recomiendo comida de conejo en pellets, que es barata y huele a hierba, además de absorber muy bien. Otros sustratos que se suelen utilizar son el papel prensado como “Yerterday News” o el lecho vegetal como “Vegetalia” que se encuentra en tiendas especializadas pero es más caro.

Los hurones son también buenos inquilinos del patio trasero y les encanta que les acompañen en el jardín. Sin embargo, no se les debe permitir vagar libremente; los hurones son audaces al punto de la insensatez y exploran cualquier agujero que encuentren, incluidos los desagües para la lluvia. Siempre que se encuentren en el exterior deben ser vigilados de cerca, y preferiblemente sujetos por una correa con arnés. Se les puede enseñar a pasear por la calle, y se consigue mucho mejor cuando siempre se realiza el mismo recorrido y el hurón camina pegado a la pared, porque son muy rutinarios. Para ello es de vital importancia que estén vacunados de moquillo.

Naturaleza social

Los hurones son animales extremadamente sociales, a los que les encanta jugar con otros miembros de su especie. A menudo se amontonan unos sobre otros cuando duermen. Es recomendable que en caso de tener hurones como mascotas, sean dos o más preferiblemente tres hurones a la vez para no exponerlos a la soledad. No obstante, tampoco hay nada malo en poseer un solo hurón, siempre y cuando reciba sus porciones de tiempo, atención y juegos por parte de su dueño. Algunos hurones juegan también con los gatos y perros.

¿Y tú que opinas?