Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Petaurus (Ardilla del Azúcar)

petaurus

Son originarios de Australia y de Nueva Guinea, habitando mayormente en los bosques de eucaliptos, aunque pueden vivir en cautiverio y ser domesticados. En muchos lugares los buscan como mascotas.

Es un pequeñito marsupial, parecido a un hámster, se escapa con mucha facilidad. Miden cerca de 30 cm, la cola mide lo mismo que el cuerpo, pertenecen a la misma subclase de los canguros. Son marsupiales por la bolsa que llevan en el vientre llamada marsupio, para terminar de criar a las crías, dentro de ella tienen las mamas para alimentarlas.

Se les llama planeadores porque tienen una membrana que va desde el quinto dedo de la mano, hasta el pulgar del pie. Esta membrana le permite volar, planear hasta 50 metros para ir de un árbol a otro. Para dirigir el vuelo lo hacen con la larga cola que tienen y las membranas laterales.

Su hábitat es la copa de los árboles. Las ardillas del azúcar que viven en cautiverio, son de color gris con una banda negra que parte del hocico hasta la cola, pero las ardillas del azúcar que viven salvaje tienen un color marrón más natural por colorearse con la savia de los árboles, ya que duermen en los huecos de los árboles.

Se alimentan con polen, miel, néctar, frutas, insectos, con savia de eucaliptos, de acacias, con sustancias azucaradas segregadas por pulgones y otros insectos chupadores. En caso de tenerlos en cautiverio hay que ponerles la comida alta para que sea semejante a su hábitat. Hay que cuidar su dieta para que no queden obesos.

Viven en grupos de 6 o 10 con un macho dominante que se distingue por un par de glándulas muy marcadas. Con la glándula que tienen en la cabeza es con la que marcan el territorio.

Dieta

Las ardillas del azúcar son animales exóticos provenientes de Australia, y como mascota exótica va a necesitar una dieta exótica. No puedes alimentarlos con pienso de perro o de gato o enfermarán rápidamente. Necesita una dieta omnívora variada (frutas, verduras, carne, pescado, insectos, etc.) que puede ser muy difícil de mantener para alguien inexperto. Si te dan asco los bichos como gusanos, larvas, saltamontes o cucarachas y no eres capaz de dárselos de comer a una ardilla del azúcar, no eres capaz de tener una ardilla del azúcar.

Alojamiento

Las ardillas del azúcar viven en las copas de los árboles, corren, saltan y planean grandes distancias cada noche para conseguir alimento. Las necesidades de una jaula para la ardilla del azúcar no tienen nada que ver con su pequeño tamaño, así que una jaula para hámster, cobaya o conejo no va a servir. Una jaula correcta para ardillas del azúcar según la Ley del Departamento de Sostenibilidad y Medio Ambiente de Australia es un AVIARIO. Las jaulas que normalmente se recomiendan para ardillas y ardillas del azúcar en España apenas les permiten saltar y mucho menos planear, por lo que no vas a poder mantenerlos sanos y felices. En este artículo tienes ejemplos de jaulas buenas y malas para ardillas del azúcar. Consigue el mayor espacio posible para ellos, y si no puedes darles un mínimo de espacio tendrás que elegir otra mascota.

Olor

El sentido más desarrollado de las ardillas del azúcar es el olfato y pueden ser animales algo olorosos. Al igual que las mofetas o los hurones, tienen glándulas en su cuerpo para marcar el territorio, pero el olor no es tan fuerte. También marcan con orina constantemente mientras están activos, tanto dentro como fuera de la jaula. Después de unos pocos días la jaula queda bastante sucia y necesita limpieza.

Sonidos

Las ardillas del azúcar son ruidosos, y lo que es peor, lo son por la noche. Al ser animales nocturnos, estarán dormidos durante el día mientras estás despierto, y se despertarán cuando sea la hora de irse a dormir. Si ya es duro perderte su compañía porque tienes que dormir, es peor intentar dormir con sus ladridos, chillidos y bufidos, por no hablar de los ruidos propios de los saltos, golpes y correteos dentro de la jaula. Todos estos ruidos pueden tenerte en vela toda la noche y arruinarte el día siguiente.

Suciedad

Las ardillas del azúcar son animales muy sucios. Cuando se levantan  ellos liberan su intestino allá donde van. Es bastante común que hagan sus necesidades mientras comen y mientras corretean por tu cuerpo y tu habitación, así que prepárate para tener orina y excrementos por tu ropa, piel, pelo y muebles. Mientras están en la jaula también van a hacer sus necesidades en barrotes, nido y juguetes, además de lanzar comida y excrementos fuera de la jaula por diversión.

Reproducción

Las ardillas del azúcar en cautividad son capaces de criar constantemente. Es muy común tener una camada de 1 a 3 bebés cada 3 y hasta 4 veces al año. Es perjudicial para la salud de la hembra y se convierte en un problema para el cuidador cuando hay tantos animales en una jaula, además de que el macho no tendrá problemas en copular con sus hijas y hacer aún más grande la familia. La sobrepoblación se ha convertido en un gran problema en EEUU con muchas ardillas del azúcar abandonados o viviendo en malas condiciones.

Mordeduras

Las ardillas del azúcar son animales exóticos salvajes, por lo que tienen el instinto de autodefensa bien desarrollado y pueden morder a un olor desconocido. Si echas un vistazo a los foros verás que hay mucha gente con problemas de animales mordedores, mucha gente se rinde y abandona a sus animales, aumentando el número de ardillas del azúcar en los refugios. La mordedura de una ardilla del azúcar es muy dolorosa y puede ser necesario ir al médico a que te pongan puntos. En la naturaleza normalmente pelan las cortezas de los árboles, la piel humana es mucho más blandita y fácil de morder.

Longevidad

A diferencia de otros animales de su tamaño como hamsters o cobayas, las ardillas del azúcar son muy longevos y pueden vivir aproximadamente 15 años en cautividad, como un perro. Esto supone un esfuerzo a largo plazo de conseguir una alimentación variada todo este tiempo, tener que sacarlos de la jaula todas las noches y buscar a algún familiar o amigo que te los cuide cuando te vayas de vacaciones, tengas que ir a la universidad o cabies de lugar de trabajo. Al vivir tanto tiempo son animales que van a establecer contigo una relación muy íntima y duradera, y sufrirán si se separan de ti.

Compañía

Las ardillas del azúcar son animales muy sociales: duermen juntos, se acicalan y se dan cariño en familia, por lo que no están hechos para vivir solos. El contacto humano nunca va a reemplazar a una familia de ardillas del azúcar. El número mínimo de animales siempre va a ser dos, así que no intentes tener sólo uno: Los animales solitarios, aunque pases 24h al día con ellos, siempre van a acabar con problemas de salud, automutilaciones o mordeduras por depresión. Además, va a ser mucho más difícil amaestrar a una ardilla del azúcar solo y asustado que a un grupo de hermanos curiosos que competirán por tus golosinas

Salud

Las enfermedades de una ardilla del azúcar pueden ser frecuentes y raras, y van a suponer un coste emocional y económico considerable. Buscar veterinarios especialistas en exóticos que además sean especialistas en ardillas del azúcar puede convertirse en una odisea. Asegúrate que tienes una clínica veterinaria con experiencia en ardillas del azúcar cerca antes de que tus ardillas del azúcar entren en casa.

Abandono

Un alto porcentaje de propietarios de ardillas del azúcar se rinde antes del primer año. Finalmente se dan cuenta de que mantener a estos animales no es tan gratificante como habían esperado y los abandonan. Cualquier animal exótico necesita muchísima más atención, investigación y cuidados que un animal doméstico, y mucha gente no se da cuenta de este hecho hasta que los tiene en casa.

¿Y tú que opinas?