Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Nevado Alpamayo

nevado-alpamayo

Alpamayo o bien conocido en el sector contiguo como Shuytu rahu (de origen quechua: “nevado oblongo”) es una montaña de la cordillera de los Andes situada en el territorio peruano que alcanza una altitud de 5 947 metros sobre el nivel del mar. Es un monumento natural en forma de una pirámide de roca y hielo o una oración maciza sobre abismos de azul y misterio. Atracción de turismo y aventura engranada en la Cordillera Blanca en los Andes peruanos. Fue proclamada por la revista Alpinismus (mayo de 1966) como “La Montaña más Bella del Mundo”, durante el Concurso de Fotografía Escénica de Münich en 1966. La fotografía ganadora del concurso fue tomada por el periodista peruano Cesar Morales Arnao.

El acceso es desde la ciudad de Caraz a 2.250 msnm (467 km. de Lima), en el extremo norte del Callejón de Huaylas (Huaylas, Ancash), por vía afirmada 28 km., hasta el poblado de Cashapampa 2900 m. Desde aquí, son 22 km a lo largo de la Quebrada Santa Cruz, hasta el sector de Quisuarpampa 4.000 msnm, donde se toma el desvío al norte, ascendiendo por la Quebrada Arhuaycocha, hasta el Campo Base 4.300 msnm.

El nevado obtuvo su nombre actual del caserío de Alpamayo (quechua Allpamayu: allpa = tierra; mayu = río), mientras que su nombre local en quechua ancashino es Shuytu rahu (shuytu = delgado y largo, oblongo hacia arriba; rahu = nevado).

Con una inclinación promedio de 60 grados, conforma una pirámide de hielo casi perfecta (vista desde Quebrada Alpamayo). A pesar de ser considerablemente menor que los montes vecinos, se distingue por su inusual simetría y exuberante aspecto. Su cara SO presenta numerosas canaletas; dos de ellas conforman la Ruta Ferrari y la Ruta Franco-Canadiense (llamada también Directísima). Desde Laguna Pucacocha se aprecia otra cara, la N.

  • Constituye uno de los varios picos del Macizo de Santa Cruz, el más septentrional de la Cordillera Blanca.

La ruta de ascenso más empleada en la actualidad está situada en la cara SE. Abierta por una expedición de alpinistas italianos liderados por Casimo Ferrari en 1975, es considerada una vía difícil, que demanda depurada técnica de crampón y piolet. La escena que se presenta ante los ojos del escalador, en la que destacan las imponentes paredes heladas del Huandoy Norte, Artesonraju y Huascarán Norte, se asemejan mucho a la geografía del Himalaya.

Historia

Desde 1932 llegaron a la Cordillera Blanca, las expediciones Austro-Alemanas dirigidas por los profesores P. Borchers, H. Kinzl y E. Schneider de las Universidades de Múnich en Alemania e Innsbruck en Austria. Publicaron los mejores mapas de las Cordilleras de Ancash y el libro «Cordillera Blanca, Perú» en 1950, así mismo ese año aparecen por primera vez dos fotografías del Nevado Alpamayo, que siempre llamo la atención por su incomparable belleza. En 1862, ya el sabio Antonio Raimondi había descrito la Cordillera Blanca y había publicado su primer libro «Las Riquezas Minerales del Departamento de Ancash» incluyendo el primer mapa de Ancash. En Europa, el libro de Kizl y Schneider, causó gran atención y motivo la llegada a Ancash de la expedición alpinista Franco-Belga dirigida por George Kogan y Raymund Leininger. Después de varias escaladas, exploraron detalladamente las tierras de la familia Romero Romaña, Hacienda Colcas, y llegaron a subir la cuesta del nevado Hualcayan sobre el cañón del Pato, cruzaron la laguna Culicocha, hasta llegar a la laguna Jancarurish, al pie del Alpamayo. Cruzaron el glaciar agrietado y subieron por la cresta Norte hasta llegar a la cima Norte del Alpamayo, que ellos pensaron era la cumbre maxima. Se cuidaron de no pisar las cornisas, pues en su la expedición del grupo suizo de Zúrich en 1948, el pisar estas ocasiono el fracaso de la expedición. Al bisnieto de Antonio Raimondi, Cesar Morales Arnao, le agrado la montaña y tomo algunas fotografías para su archivo andinista, mientras exploraba la peligrosidad del dique de esa laguna, que todas maneras se rebalso en 1950 motivando el aluvión de los Cedros, que causó el destrozo de las obras de la Hidroeléctrica que protegía la Corporación Peruana del Santa. Comenzó entonces la serie de ascensiones de la bella montaña, al publicarse el libro «Cordillera Blanche» de las señoras Nicole Leininger y Claude Kogan esposas de los primeros vencedores de la montaña.

La «montaña más bella del mundo»

En 1965, el andinista peruano Cesar Morales Arnao recibió una carta del alpinista director de la revista «Alpinismus» de Múnich, invitándolo a enviar a nombre del Perú las fotos de las montañas peruanas que podían entrar a competir dentro del Concurso de Fotografía Escénico, que señalaría cuales eran las 10 montañas más bellas del mundo. Los expertos, tras reunirse en 1966 en Alemania examinaron las fotografías de 47 montañas, como resultado el Alpamayo obtuvo la mayoría de los votos, seguido por el K2 del Karakorum. Opinaron en favor del Alpamayo, Cesar Morales Arnao del Perú, Adams Carter de USA, Piero Nava de Italia y Gunter Hauser de Alemania. El tercer puesto fue para el Matterhorn en Italia, el cuarto para el Fitz Roy en la Patagonia, el quinto y sexto para el Monte Blanco y Grandes Jorasses en los Alpes, séptimo para el Siniolchu en los Himalayas, octavo para el Macha Puchare en Nepal, noveno para el Ama Dablam en los Himalayas y Weisshorn en los Alpes.

¿Y tú que opinas?