Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Perro Lebrel Irlandés

perro-lebrel-irlandes

  • Altura a la cruz: mínimo 79 cm en los machos y 71 cm en las hembras
  • Peso: mínimo 54,5 kg en los machos y 40,5 kg en las hembras
  • Capa: gris, atigrada, bermeja, negra o blanca
  • Aptitudes: perro de compañía, de guarda (disuasorio) y de caza

El Lebrel Irlandés (Irish Wolfhound o Lobero Irlandés) es el perro más alto que existe.

Origen

El Lebrel Irlandés es una de las razas más antiguas que se conocen, se cree que llegó a la isla de mano de los celtas en el año 279 a.C. Durante siglos se dedicó a cazar lobos, jabalíes y alces al servicio de la nobleza irlandesa. En los siglos XVIII y XIX el lobo estuvo a punto de extinguirse en Gran Bretaña e Irlanda y como consecuencia, este Lobero también pudo haber desaparecido. Gracias a la intervención del capitán Graham en 1862, la raza se pudo salvar. Puede que Graham cruzara a los últimos ejemplares del Irish con Dogos Alemanes, Deerhounds y Borzois.

Comportamiento

El Irish Wolfhound es un perro tranquilo, pacífico, discreto e independiente. Se muestra muy paciente con los niños aunque, al no ser demasiado consciente de lo grande que es, puede que en el juego sea un poco bruto. Tiene un carácter alegre, feliz, protector y obediente.

Aspecto

El Lebrel Irlandés es grande, muy musculoso, fuerte y rápido. Tiene una cabeza alargada y unas orejas pequeñas que lleva hacia atrás. Su cola es larga y un poco curvada. El pelo es duro y espeso y más largo sobre los ojos y debajo la barbilla. Se admiten muchos colores.

Cuidados específicos

Debido a su gran tamaño, el Lobero Irlandés necesita mucho espacio. Aunque puede adaptarse a vivir en un interior, lo ideal sería que pudiese campar a sus anchas por un jardín.

El cachorro de Irish Wolfhound crece con rapidez, por lo que una alimentación adecuada y el ejercicio son de suma importancia durante los años de crecimiento.

Salud

El Lebrel Irlandés, debido a su gran tamaño, es propenso a padecer displasia de cadera y otras enfermedades óseas.

La mayor preocupación de los propietarios de este Lebrel es su poca longevidad: los machos acostumbran a vivir un promedio de cinco a seis años y las hembras entre seis y siete.

¿Y tú que opinas?