Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Perro Spitz Lobo – Wolfsspitz

perro-spitz-lobo-wolfsspitz

  • Altura a la cruz: de 45 a 55 cm
  • Peso: no se indica en el estándar
  • Capa: grisácea
  • Aptitudes: perro de guarda y compañía

El Spitz Lobo, conocido también como Wolfspitz o Keeshond (nombre que le asigna la AKC), es un perro poco extendido fuera de su región de origen.

Origen

Los Spitz alemanes descienden del perro de las turberas del neolítico, el primer perro que convivió con los hombres en los poblados lacustres de la Europa prehistórica. Estos perros de hocico puntiagudo, orejas erguidas y cola peluda enroscada sobre la espalda, se encargaban de guardar, cazar, arrastrar trineos y hacer compañía a los nómadas que vivían en tiendas.

El Spitz Lobo es originario de las regiones nórdicas próximas al Círculo Polar Ártico. Holanda y Alemania se disputan la procedencia de esta raza.

Comportamiento

El Wolfspitz es alegre, vital, inteligente, presumido y siempre está en alerta. No es tímido ni agresivo, acostumbra a recibir a los visitantes amigos de la familia con afecto. Le gusta mucho jugar y aprende muy rápido. Es un excelente compañero para los niños y muy leal con sus dueños. Por lo general, se lleva bien con otros perros.

Aspecto

El Keeshond es un perro compacto, sólido y bien equilibrado. Su cuerpo es corto y está revestido por una doble capa de pelo: la capa externa es larga, recta y separada, y la interna es corta, densa y lanosa. El cuello está cubierto por una melena espesa que le da un aire leonino. Este pelo es de color gris plata carbonado (con negro en la extremidad de los pelos), más claro en el hocico, alrededor de los ojos, en las patas, en el vientre y en la cola. Tiene la cola enroscada sobre la espalda y las orejas colocadas muy juntas entre sí.

Cuidados específicos

Debido a su largo y abundante pelo, es recomendable cepillar al Spitz Lobo, al menos, una hora a la semana.

Es un perro que se adapta bien a la vida de interior pero le conviene hacer ejercicio con frecuencia. También necesita que su dueño le preste atención, de lo contrario se entretendrá mordiendo o ladrando.

Salud

El Wolfspitz es un perro sano y fuerte pero es propenso a la displasia de cadera. También puede padecer luxación de rodilla, epilepsia, enfermedad de Cushing e hipotiroidismo.

¿Y tú que opinas?