Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad

¿Qué es la etología clínica equina?

etologia-clinica-equina

La etología es el estudio científico y comparado del comportamiento animal. A partir de estos conocimientos podemos identificar las distintas pautas de conductas normales (comportamiento de alimentación, social, sexual, maternal, de acicalamiento, de juego, de eliminación de excretas, etc.). Este estudio abarca tanto las pautas fijas (conductas innatas) como los componentes adquiridos (aprendizaje) de la conducta, investigando el origen, el desarrollo, el control, el valor adaptativo y la evolución del comportamiento.

Cuando a esto sumamos los conocimientos de la medicina veterinaria (anatomía, fisiología, patología, farmacología, etc.) estamos en condiciones de diagnosticar los distintos problemas de comportamiento de nuestros pacientes, y de esa forma poder establecer un pronóstico, un tratamiento, y mejor aún, realizar cambios en el manejo para prevenir su aparición. Y es aquí, donde nace la etología clínica, como una nueva especialidad de la medicina veterinaria.

Para poder establecer un diagnóstico correcto del problema se recurre al examen etológico, en el cual se evalúan diferentes aspectos del paciente como son la observación directa de la conducta del paciente, un examen físico general del animal para descartar cualquier enfermedad sistémica que pudiera estar ocasionando dolor, ansiedad o estrés en el caballo y una entrevista con las personas responsables del animal para conocer en profundidad la historia del animal y su personalidad.

La terapia de los problemas de conducta se sustenta en cuatro pilares básicos; enriquecimiento ambiental, modificación de conducta, terapia farmacológica y, en algunos casos, quirúrgica.

  1. El enriquecimiento ambiental consiste en cambiar algunas características del hábitat del paciente acorde con sus necesidades específicas.
  2. La modificación de conducta (o psicoterapia) consiste en la aplicación de técnicas basadas en el aprendizaje para modificar el comportamiento, como son la habituación, la desensibilización sistemática y el contra condicionamiento.
  3. El empleo de medicamentos de acción central (psicofármacos) para favorecer el cambio de conducta incluye el uso de ansiolíticos, antidepresivos, estimulantes del S.N.C., hormonas, etc.
  4. El tratamiento quirúrgico más común es la castración, que se suele utilizar en aquellos casos que no se van a destinar para la reproducción y presentan conductas de alta excitación y de muy difícil manejo.

Es importante señalar que en la mayoría de los problemas de comportamiento el tratamiento incluye la combinación de varios de éstos elementos para tener mejores resultados.

Problemas de Comportamiento

Hay una amplia variedad de problemas de conducta en los caballos. Los más frecuentes son las conductas compulsivas o estereotipias (conocidas comúnmente como vicios de cuadra), las conductas agresivas, trastornos alimentarios y las reacciones de miedo derivadas de una falta de socialización.

  • Agresividad: Los caballos son muy reactivos con el medio ambiente; y tienen muy desarrollada la capacidad de huida que, como animal de presa, es esencial para la vida salvaje. Frente a un estímulo aversivo que le cause miedo, el caballo intentará huir. Si se encuentra sujeto reaccionará con violencia, girará de forma brusca, arrastrando a quien esté a su paso. En realidad, el caballo no está luchando, está intentando huir. Esta agresividad puede dirigirse hacia otros caballos, el cuidador o un mal jinete.
  • Trastornos alimenticios: Entre las posibles causas se encuentran aquellas que difieren de la forma natural; acceso restringido a la comida, largos períodos sin comida, exceso de alimentos concentrados, de alta energía y melazas, competencia y estrés alrededor de la comida. Los más frecuentes, entre otros, son la pica (ingesta de materia no comestible como viruta, piedras, arena, madera, etc.) y la coprofagia (ingesta de heces).
  • Comportamientos compulsivos o estereotipias: pueden suceder en situaciones concretas o bien convertirse en algo generalizado, teniendo lugar siempre bajo situaciones de estrés y ansiedad. Ejemplos típicos son el tiro de oso (o balanceo), cabeceo, morder madera, tragar aire, dar vueltas en el box.
  • Miedos: Algunas de las situaciones más violentas que se viven en el día a día con los caballos son por reacciones de miedo ante algún estímulo. Los miedos pueden derivar, principalmente, de una falta de socialización y educación temprana. Los ejemplos más frecuentes son el miedo a subir al van, pasar por encima del alcantarillado o cruzar charcos y ríos.

Clases para potros

Como muchas otras especies de presa, el caballo es una especie que denominamos precoz, pues nacen completamente desarrollados y pueden reaccionar ante un peligro poco después. En estas especies, la socialización temprana se puede iniciar inmediatamente después del nacimiento y consiste en familiarizar al potro con todos los objetos, estímulos y procedimientos con los que va a convivir a lo largo de su vida. Por ejemplo: el uso de la cabezada y la montura, colocar las vendas de descanso tras el entrenamiento, ser guiado por las personas (ramaleado), subir y bajar de un remolque, permitir la manipulación de todas las partes de su cuerpo, etc.

¿Y tú que opinas?