Año de la universalización de la salud

Salud del gecko leopardo

salud-del-gecko-leopardo

Comparados con otros herpetos, los geckos leopardo suelen presentar muy pocos problemas de salud. Aunque siempre es mejor prevenir que lamentarse, por lo que aquí le expondré algunos de los problemas que pueden surgir con los geckos leopardo y la manera de solucionarlos.

Podredumbre de boca

He oído hablar de casos de podredumbre de boca en geckos leopardo, pero nunca he llegado a ver uno. Su causa suele ser que el gecko roza su hocico contra algún material abrasivo, lo que da lugar a una lesión que luego degenera en una infección que se extiende a las encías. Si no se trata a tiempo puede extenderse por toda la cavidad bucal del animal. Su aspecto suele ser bastante desagradable, y en los casos graves aparece gran cantidad de una materia amarillenta y purulenta acompañada de algo de sangre. Si se trata a tiempo, esta infección responde bien a una limpieza con agua oxigenada seguida de una desinfección con “Topionic” o la aplicación de una pomada antibiótica. En los casos graves puede ser necesario llevar el gecko a un veterinario para que le administre un antibiótico inyectable. Es estupendo que esta afección sea tan rara en los geckos leopardo. Los cuidadores de dragones acuáticos e iguanas no tienen tanta suerte.

Infecciones cutáneas

Si el sustrato del terrario para geckos leopardo está sucio o demasiado húmedo puede provocar la aparición de infecciones cutáneas de origen bacteriano, especialmente en la región ventral, pues es la que está permanentemente en contacto con el suelo. Estas infecciones se manifiestan en forma de manchas marrones o negras de distintos tamaños. Los dedos también son muy propensos a estas infecciones. El gecko infectado deberá ser trasladado inmediatamente a un terrario estéril provisto únicamente de una fuente de calor, un escondrijo y un recipiente con agua. El área infectada la trataremos con “Topionic” o con una pomada antibiótica de amplio espectro.

Problemas con la muda

A veces sucede que un gecko leopardo tiene problemas para mudar la piel. Cuando he podido observar a los geckos leopardo mudando he comprobado que invierten de 45 a 90 minutos en todo el proceso y que logran desprenderse de toda la piel vieja para luego comérsela. Si a su gecko le quedan adheridos algunos trozos de la piel vieja y le cuelgan durante varios días probablemente se deba a que está demasiado seco. Coloque el animal en una caja de plástico junto con un par de servilletas de papel mojadas. No se olvide de hacer algunos agujeros en la tapa y manténgala en un lugar en el que no pueda pasar frío, pues de lo contrario podría contraer alguna infección del aparato respiratorio. En la mayoría de los casos la humedad hará que el gecko se desprenda de los restos de piel antes de 24 horas. Vigile siempre los dedos de su gecko, pues son muy delicados y si quedasen restos de piel en ellos podrían infectarse.

Ácaros y garrapatas

Estos parásitos externos son muy desagradables aunque raramente pueden ser mortales. Pero lo que sí es cierto es que pueden transmitir diversas enfermedades y que si no se interviene a tiempo son capaces de propagarse por todos los terrarios de su instalación. Antiguamente estos molestos y pequeños arácnidos se eliminaban tratando el terrario con unas tiras impregnadas de insecticida, pero actualmente está prohibida su venta.

Por suerte disponemos de una alternativa mucho mejor. Bajo varias marcas comerciales podemos obtener pulverizadores a base de piretrinas sintéticas. La piretrina es una sustancia insecticida natural de origen vegetal, y las piretrinas sintéticas parece ser que son tan seguras y efectivas como las naturales. Basta con coger al saurio y pulverizar el producto sobre su cuerpo cuidando de que no le llegue a los ojos ni a las aberturas nasales. A continuación lo pulverizamos con agua limpia para aclararlo  y dejamos que se seque en un lugar caliente y seco antes de devolverlo a su terrario. Normalmente basta una aplicación para acabar con el problema.

Problemas digestivos

La gastroenteritis (diarrea) puede llegar a ser muy grave. Si no se trata a tiempo puede deshidratar rápidamente a un gecko leopardo. Si observa algo raro en los excrementos, como heces acuosas con restos de alimento sin digerir, heces sanguinolentas o heces verdosas, es que algo va mal. Los geckos afectados además suelen dejar de comer. El problema es que existen diversos tipos de bacterias y protozoos que pueden dar lugar a estos síntomas. Los tratamientos a aplicar suelen ser a base de antibióticos que se administran por vía oral, pero para saber cuál emplear hay que empezar por saber a qué organismos nos enfrentamos. Lo mejor es llevar el gecko (o sus excrementos) al veterinario para que pueda realizar un cultivo que le permita saber el medicamento que debe emplear. Una vez más, lo importante es actuar a tiempo.

Como mencioné anteriormente, los geckos con carencias alimentarias, y especialmente de cal, suelen comer mucha arena, y eso puede ocasionarles una oclusión intestinal que les lleve a la muerte. Hay dos formas de afrontar este problema. La primera es asegurarse de que el gecko reciba suficiente comida (no se olvide de “engordar” a los grillos y espolvorearlos con un suplemento de vitaminas y minerales). La segunda consiste en emplear arena muy fina (suponiendo que ese sea el sustrato que usted haya decidido usar) porque es más difícil que cause una oclusión intestinal.

Gusanos internos

Los cestodos y los nematodos son algunos de los parásitos intestinales más comunes en los reptiles. No es imposible encontrarlos en los geckos leopardo, pero dado que la mayoría de los ejemplares que se venden hoy en día han nacido en cautividad, es bastante raro que tengan gusanos. Los geckos capturados en su medio natural pueden llevar entre pocos y muchos gusanos, pero casi siempre llevan. Los geckos nacidos en cautividad pueden infestarse por el contacto con excrementos de geckos capturados en la naturaleza o de otros lagartos. Por suerte para nosotros, la mayoría de estos parásitos necesitan un hospedador intermedio, que suele ser un invertebrado. Es decir, que no pueden pasar de un reptil a otro así como así.

Los síntomas de una infestación por gusanos son muy similares a los de gastroenteritis causada por bacterias o protozoos: falta de apetito, pérdida de peso y excrementos anormales. ¿Y cómo distinguiremos un caso de otro? En la mayoría de casos es casi imposible. Sólo ocasionalmente aparece algún gusano adulto (o algún trozo reconocible) entre los excrementos de los animales afectados. Normalmente las heces contienen sólo huevos microscópicos, y hay que ser un experto para localizarlos. En otras palabras, tiene que llevar una muestra de excrementos al veterinario.

Los aficionados a los reptiles están empezando a darse cuenta de que hay algunas enfermedades que solamente pueden ser diagnosticadas y curadas por un veterinario, y también hay cada vez más veterinarios que están capacitados para tratar con herpetos. Si se enfrenta a una enfermedad que no sabe tratar, lo mejor es acudir a un veterinario que sepa lo que hay que hacer. Usted ha invertido mucho tiempo y muchos esfuerzos en cuidar a su gecko leopardo (o cualquier otro herpeto) y es una lástima que ahora lo vaya a echar todo a perder poniendo en peligro la vida de su animal por un diagnóstico erróneo.  En el caso de los ácaros, las garrapatas y las lesiones externas es fácil saber cómo hay que actuar, pero ante la mayoría de problemas internos lo máximo que va a conseguir, con suerte, es una estimación aproximada.

Falta de calcio

En los casos extremos de carencia de calcio puede producirse una enfermedad metabólica de los huesos conocida como raquitismo. Suele aparecer en geckos juveniles que crecen muy deprisa y no reciben suficientes complementos de vitaminas y minerales. La mandíbula se ablanda  y las extremidades se deforman. Lo que sucede es que el gecko está empleando el calcio de sus huesos para su metabolismo. La dieta es fácil de corregir, pero las deformidades pueden quedar para siempre. No quiero parecer exagerado pero si alguno de sus animales sufre raquitismo el único culpable es usted por no haber cuidado la dieta de los reptiles como ellos se merecen.

Heridas

La lesión más habitual en los geckos leopardo es la pérdida de cola. Si el animal vive en un tarrario comunitario deberá retirarlo de inmediato para instalarlo en un alojamiento individual. Límpiele la herida con alguno de los desinfectantes que hemos recomendado anteriormente y asegúrese de que no aparezcan síntomas de infección. Al gecko afectado deberá alimentarlo en abundancia cuidando que nunca le falte agua para que así pueda regenerar pronto el órgano en el que acumula sus reservas energéticas.

Prevención

Para mantener unos geckos sanos y que jamás necesiten ningún tratamiento, basta con proporcionarles un terrario limpio y cálido, una alimentación nutritiva con un buen complemento de vitaminas y minerales, y elegir cuidadosamente unos ejemplares perfectamente sanos. Aquí se aplica con todo rigor aquel dicho popular que afirma que “la prevención es las nueve décimas partes de la cura”.

¿Y tú que opinas?