Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Sarna demodéctica en perros

sarna-demodectica-en-perros

La sarna demodéctica es el segundo tipo de sarna más común en perros. También se conoce como sarna roja por el enrojecimiento característico de la piel de los perros que la sufren. Sarna hereditaria es otro nombre que se le da a la enfermedad, pero es un nombre equivocado porque la causa real de la enfermedad es la proliferación del ácaro Demodex canis.

Síntomas

La sarna demodéctica normalmente se presenta en forma localizada. Es decir que afecta solamente a pequeñas partes de la piel. Sin embargo, en ocasiones se presenta de manera generalizada y en estos casos se convierte en una enfermedad mucho más peligrosa y complicada de tratar.

La forma localizada es común en cachorros, pero también puede presentarse en perros adultos. Sus síntomas comprenden:

  • Pérdida de pelo (alopecia) localizada en parches pequeños. Estos parches pelados pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero son más frecuentes en cabeza, cara, cuello, patas delanteras y hombros.
  • Eritema (piel enrojecida).
  • Inflamación.

Normalmente esta forma de sarna demodéctica no causa picazón, por lo que no se produce irritación de la piel ni heridas. Sin embargo, estas condiciones pueden presentarse en algunos casos.

La forma generalizada de sarna demodéctica, además, presenta los siguientes síntomas:

  • Pérdida de pelo (alopecia) generalizada en grandes regiones del cuerpo.
  • Picazón.
  • El perro se rasca, lame y muerde las zonas que le molestan.
  • Inflamación, descamación, raspaduras, heridas y costras.
  • Infecciones bacterianas de la piel.

Causas y factores de riesgo

El ácaro Demodex canis es el causante de esta sarna. Vive en los folículos pilosos y glándulas sebáceas de todos los perros, sanos y enfermos. Normalmente, el sistema inmunológico del perro se encarga de mantener controlada la población de esos ácaros. Sin embargo, cuando ese sistema falla y bajan las defensas, la población de D. canis se dispara y causa la enfermedad.

Los perros en riesgo de sufrir esta sarna son los que presentan algún tipo de inmunodepresión. Esto puede ocurrir por alguna enfermedad, estacionalmente (por ejemplo durante la época de celo en hembras), por cambios hormonales durante el crecimiento, por estrés o por causas genéticas. Es por esto último que a veces se llama sarna hereditaria a la sarna demodéctica, pero es un nombre erróneo porque aún cuando el déficit inmunológico tenga bases hereditarias, es el ácaro el causante de la enfermedad.

Sin embargo, es sabido que algunas líneas presentan con mayor frecuencia esta enfermedad. Además, la demodecosis parece ser más común en el lebrel afgano, el pitbull, el Amstaff, el boxer, el collie, el doberman, el bulldog, el pastor alemán, el sharpei y el pug.

Estos ácaros están presentes en todos los perros, por lo que no existe riesgo de contagio de la enfermedad. Solamente la desarrollan los perros inmunodeprimidos. Tampoco existe riesgo de contagio a humanos.

Diagnóstico

El diagnóstico lo debe hacer el veterinario. Además de considerar la historia previa del perro, hará un raspado de las zonas afectadas con un escalpelo esterilizado. Luego observará el raspado al microscopio para determinar si existe presencia del ácaro D. canis.

En algunos casos puede ser difícil obtener los ácaros con un simple raspado y el veterinario puede optar por una biopsia de piel. Esto ocurre en perros de piel gruesa y muy plegada como los sharpei.

Tratamiento

El tratamiento para la sarna demodéctica, tanto local como generalizada, consiste en la administración de medicamentos por vía oral y en pomadas. El fármaco a usar y la dosificación deben ser indicados por el veterinario, pero generalmente se usan antiparasitarios con poder acaricida como ivermectina, milbemicina, moxidectina y amitraz.

Algunos champús medicados también pueden ayudar a tratar la enfermedad.

Es importante tomar en cuenta que los fármacos usados para curar la sarna demodéctica pueden tener efectos secundarios adversos. El veterinario debe informar sobre estos efectos potenciales para que los propietarios tomen las medidas adecuadas para sus mascotas.

Cuando existe infección bacteriana secundaria, además se suelen administrar antibióticos para combatirla.

El pronóstico es variable según cada caso. Los cachorros con sarna localizada tienen un excelente pronóstico. En estos casos la enfermedad suele remitir naturalmente, aunque es preferible hacer el tratamiento para asegurar el éxito.

Los perros adultos con sarna localizada tienen un pronóstico más reservado y no es de esperar que la enfermedad remita naturalmente. En estos casos, el tratamiento puede ser más o menos largo, pero suele dar buenos resultados.

Los perros que sufren sarna demodéctica generalizada tienen un pronóstico menos favorable. En estos casos es mucho más difícil controlar la enfermedad y es posible que el perro la presente por toda su vida, aunque se le pueden brindar cuidados para que tenga una buena calidad de vida.

Los perros adultos que presentan esta enfermedad, tanto en forma localizada como generalizada, pueden ser sometidos a diagnósticos más profundos en busca de una enfermedad sistémica que sea la causante de la baja en defensas.

Prevención

Puesto que el ácaro causante de la demodecosis vive normalmente en los perros, es imposible eliminarlo. Por tanto, no hay forma de prevenir su presencia en nuestras mascotas.

Sin embargo, es posible ayudar a prevenir la enfermedad manteniendo a los perros en buenas condiciones, sin estrés innecesario, con buena alimentación, ejercicio y compañía adecuada.

¿Y tú que opinas?