Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Toritos de Pucará ¿sabes su significado?

Toritos de Pucará

Estoy seguro que si conoces los toritos de Pucará, o por lo menos los has visto encima o dentro de alguna casa, o bien adornando una tienda, de repente ya conocías su nombre, pero es probable que no sepas su historia, Protección, Felicidad y Fertilidad alrededor de un toro.

Los toritos de Pucará son muy conocidos tanto en nuestro país como en muchas partes del mundo por su curioso aspecto, es difícil ver en cerámica un fuerte toro, bien plantado en el suelo pero con ojos saltones y desorbitados, una lengua intentando lamerse la nariz y muchos adornos como si alguien los fuera a montar, realmente es muy raro, si a esto le agregamos una rara costumbre de colocar a los toros encima de las casas… pero… no te has preguntado el ¿Por qué? o ¿sabes su significado?

Colocar 2 toritos de Pucará y una cruz en medio sobre los techos de las casas es una costumbre muy común en los pueblos andinos del Perú, en realidad, los he visto en casi todo el país incluyendo la capital Lima, pero es mucho más frecuente en el sur del Perú en los departamentos de Cusco, Puno, Ayacucho y Apurímac, pues esta tradición proviene de un pueblo llamado Pucará a 101 Km. al norte de Puno (unas 2 horas en auto).

Origen del nombre

Los toros de cerámica tienen su origen en la comunidad de Checa Pupuja; aunque el nombre por el que ahora son conocidos se debió a que la estación ferroviaria de Pucará se convirtió en un inicio en el lugar de venta más cercano a la comunidad de Checa, es decir, el sitio ideal para la comercialización de sus productos. Fue así que se adoptó la denominación de origen en el caso particular del toro.

¿Cómo empezó la tradición?

Todo empezó cuando los españoles llegaron al pueblo de Pucará con sus nuevos animales, en especial «El Toro» y lo incluyeron en una fiesta (que ya existía) celebrando el pago a la tierra, donde se pintaba, adornaba y ensillaba al toro, para luego colocarle picante en su nariz, se imaginan la irritación y locura del toro!!, pues esta imagen se quedó plasmada en muchas personas, ver a un poderoso toro con los ojos desorbitados por la irritación del picante, intentando lamerse la nariz y con su cola enroscada muy característico de los toros bravos.

En aquellos tiempos, existían varias comunidades encargadas de hacer cerámica para los conquistadores, por su especial cuidado en sus trabajos, una de estas comunidades fueron los Chepa Pupuja, que hasta ahora siguen haciendo cerámica para muchos pueblos, ellos en la época colonial, empezaron a hacer la imagen de estos toritos en cerámica para mantener una cultura mágico-religiosa entre los campesinos, que automáticamente adoptaron este símbolo como Protección, Felicidad y Fertilidad en los hogares.

Los Chepa Pupuja viven en la comunidad de Checa, no están en Pucará… sin embargo, ellos tenían que llevar sus trabajos donde existía gran cantidad de gente, así vender sus productos, en especial estos toros, de esta forma llegaron a establecer su venta en la estación ferroviaria más cercana, esta estación se encontraba en Pucará y por eso se conoció su trabajo como toritos de Pucará.

Los toritos de Pucará traen felicidad, protección y fertilidad a todos los que habitan sus casas, además, se considera un símbolo de la identidad andina, es por eso que muchas familias los tienen en la cumbre de sus hogares, ya sea en sus techos o como adornos en las viviendas, para vigilar los hogares, bendecir los matrimonios y proteger a la familia.

Elaboración de los toritos de Pucará

Dentro la comercialización de la cerámica artística de Pucará tiene un repunte en la demanda de los toritos de Pucará como una cerámica decorativa en diversos tamaños y variedad, objeto de prototipo publicitario para el turismo nacional e internacional. Los artesanos productores están agremiados en dos organizaciones. «Asociación de Artesanos Virgen del Carmen» y la «Federación de artesanos de Pucará» integrado por 224 ceramistas, especializados en la producción de cerámica, tejidos, bordados cuyo objetivo es producir para el mercado turístico nacional y exportación internacional.

El acabado singular de los toritos de Pucará son figuras imperfectas, de aspecto tosco, con aplicaciones de flores, elipses, capellones en el lomo, en el cuello como chalinas con aplicaciones geométricas zig zag y/o escalera, con orlas que le cuelgan del testuz.

Los toritos de Pucará inicialmente tenían solo dos colores: blanco y nogal. El cuerpo es de color natural, naranja tenue, casi blanco que es barro cocido sin haber sido posteriormente pintado. En el proceso tecnológico de la producción de la cerámica en Pucará se usa diversas clases de arcilla que son agregados de minerales y sustancias coloidales como el caolin, la dolomita; arcilla gris, amarilla, verde y rojiza; como también arcilla apizarrada y chocolate, cada cual en su cocción soportan temperaturas de 800°C a 2000°C., como complemento en el molido, maceración y tamizado de la arcilla se usa la tierra refractaria que les provee la Santa Tierra de Pucará.

La cabeza, los cuernos y los iconos de los toritos de Pucará son de color pardo en unos casos y en otros de color café obtenidos con tintes naturales, industriales aplicación según sea el caso en la precocción y post cocción como por ejemplo: Nogalina en polvo (color nogal o marrón), barniz vitrificado (conserva color natural), esmalte minio (brillo), oxido de cobalto, antimonio mezclado con agua (color amarillo), oxido de cobre más plomo, minio y sílice (color verde vidrioso) y manganeso más óxido de hierro (color negro).

En cambio en los acabados de los toritos modernos se aplica más de dos colores chillones y brillantes llamativos para dar un atractivo artístico y comercial.

¿Y tú que opinas?