Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Tu gato te habla. Entiende lo que dice

gato-hablador

Los gatos son muy listos. Mucho más de lo que incluso imaginamos. Saben que pueden conseguir de nosotros lo que quieran y por ello, estudios científicos demuestran que cuentan con un sistema de comunicación con el ser humano sumamente elaborado. Tan sólo hay que saber interpretar su idioma para atender a sus necesidades y hacer de su vida un placer aún mayor. Veamos cómo descifrar su lenguaje.

Ante todo hay que tener en cuenta un factor fundamental que no todo el mundo tiene presente: y es que el maullido es el último recurso al que acude el gato para comunicarse con nosotros. Antes, ha intentado avisarte mediante un sistema de transmisión de olores incomprensible para el ser humano, seguido de sendos lenguajes corporal y facial. Es decir, que ha aprendido que la única forma de hablarnos pasa por emitir sonidos, pero a costa de perder un poco la paciencia.

En vista de sus esfuerzos, quizá que compensemos un poco la balanza poniendo algo de nuestra parte.

Entiende sus maullidos

  • Maullido corto: te está saludando y reconociendo.
  • Muchos maullidos, de alto volumen: te saluda y está contento de verte.
  • Maullido de volumen medio: te está pidiendo algo (pista: revisa su comedero, bebedero, o arenero).
  • Maullido largo: te sigue pidiendo algo, pero ahora con insistencia.
  • Maullido de volumen bajo: se queja de algo, (ojo, búscale si le oyes pero no lo ves: podría estar a punto de pelearse).
  • Maullido grave, alto: quiere algo con urgencia. Se asocia a la ira, miedo o dolor.

Otros sonidos

Además del maullido, el gato emite otros sonidos con los que hablarnos: el ronroneo (con los que generalmente expresan su felicidad), o el siseo (todo lo contrario) son los más reconocibles, pero también puede dar la impresión de que el gato emita algo parecido a un parloteo, que puede significar tanto entusiasmo como ansiedad; un chirrido con ronroneo, que es lo que normalmente usa una madre para llamar a sus gatitos pero que también puede significar un saludo; y lo más parecido a un grito es su forma de expresar dolor inesperado.

¿Y tú que opinas?