Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Guerra civil peruana de 1834

Guerra civil peruana de 1834

La guerra civil peruana de 1834, conocida también como la revolución de Bermúdez, fue un conflicto que se desató en el Perú tras la elección del general Luis José de Orbegoso como presidente provisorio del Perú. El general y expresidente Agustín Gamarra, descontento con tal elección, instigó al general Pedro Bermúdez a sublevarse contra el gobierno. La rebelión estalló en enero de 1834.

El país se dividió en dos bandos: los bermudistas y los orbegosistas. Tras algunos meses de lucha en diversos frentes, ambos bandos se reconciliaron en el llamado abrazo de Maquinhuayo. Fue la primera guerra civil de la historia republicana del Perú.

Es así que se organizan tres frentes de guerra:

  • Frente Norte: Cuyas acciones se desarrollan en La Libertad
  • Frente Centro: El más importante, cuyas acciones se desarrollan en Huancavelica y Junín mayormente
  • Frente Sur: Que se desarrolla en Arequipa.

Contexto

El 20 de diciembre de 1833, finalizó el período constitucional del presidente Agustín Gamarra. Como no se había elegido a su sucesor tras frustrarse las elecciones presidenciales convocadas meses atrás, la Convención Nacional (congreso constituyente) acordó elegir a un presidente provisorio. Gamarra y los conservadores apoyaron la candidatura del general Pedro Bermúdez; por su parte, los liberales que dominaban la asamblea apoyaron al general Luis José de Orbegoso, un militar menos autoritario, a quien Francisco Xavier de Luna Pizarro, el célebre clérigo liberal que presidía la asamblea, lo tenía como a un hijo. Otro candidato fue el general Domingo Nieto. Realizada la votación en el seno de la Convención, Orbegoso obtuvo 47 votos, Bermúdez 37 y Nieto solo uno.

Orbegoso asumió el poder el 21 de diciembre de 1833, contando con la aprobación del pueblo pues su ascensión significaba el término del gobierno de Gamarra, que se había desgastado por su autoritarismo. Pero los partidarios de Gamarra, que continuaron controlando los puestos claves del poder, hostilizaron al nuevo gobierno con la intención de derribarlo e imponer en su reemplazo a Bermúdez. Alegaron que la presidencia de Orbegoso era ilegal pues no le correspondía a la Convención Nacional elegir al Presidente.

Golpe de estado de Bermúdez

Temiendo un golpe de estado, Orbegoso decidió refugiarse en la Fortaleza del Real Felipe, en el Callao, el 3 de enero de 1834. Allí instaló la sede de su gobierno y comenzó a relevar a los gamarristas de los altos mandos del Ejército. En respuesta a esta acción, la guarnición de Lima se sublevó al día siguiente y proclamó Jefe Supremo a Bermúdez (4 de enero). Acto seguido, las tropas bermudistas sitiaron la fortaleza del Callao.

A nivel nacional, la autoridad de Bermúdez fue acatada por algunas guarniciones. Pero su ejército empezó a sufrir deserciones, más aún cuando llegó la noticia de que Arequipa, la ciudad más importante del Perú después de Lima, se pronunciaba a favor de Orbegoso.

Consecuencias de la guerra civil peruana de 1834

Restaurado el orden constitucional, todo el país acató la autoridad legítima de Orbegoso, quien por segunda vez retornó triunfante a Lima (3 de mayo de 1834). Por su parte, Gamarra y su esposa, que se hallaban en Arequipa, fueron sorprendidos por una asonada popular, que los hizo poner en fuga (18 de mayo). La Mariscala, disfrazada de clérigo, se vio obligada a saltar de una azotea a un patio; para luego embarcarse secretamente con destino a Chile, donde fallecería, contando apenas con 32 años de edad. Por su parte, Gamarra se refugió en Bolivia, solicitando refugio al presidente Andrés de Santa Cruz, con quien maquinaría una invasión al Perú.

La Convención Nacional, donde predominaban los liberales encabezados por los clérigos Francisco Xavier de Luna Pizarro y Francisco de Paula González Vigil, revisó la Constitución de 1828, a la que hicieron las modificaciones pertinentes. La nueva Constitución se promulgó el 19 de julio de 1834.

Cabe señalar también, que en plena guerra civil, la Convención aprobó una ley que autorizaba al gobierno a pedir la cooperación del gobierno de Bolivia «con el único y exclusivo objeto de terminar la guerra civil» (18 de abril de 1834). Dicha cooperación no llegaría a ser solicitada pues la guerra terminó a los pocos días, pero la ley sería invocada al año siguiente, en otro contexto de guerra civil: la sublevación del general Salaverry en 1835. La invasión de los bolivianos desencadenó entonces la sangrienta guerra previa al establecimiento de la Confederación Perú-boliviana (Guerra entre Salaverry y Santa Cruz).

¿Y tú que opinas?