Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Daniel Alcides Carrión García

Daniel Alcides Carrión García

  • Nacimiento: 13 de agosto de 1857 en Cerro de Pasco, Perú
  • Fallecimiento: 5 de octubre de 1885 en Lima, Perú (28 años)
  • Padres: Baltasar Carrión Torres y Dolores García Navarro
  • Hermanos: Mercedes Soledad Carrión Carcelén, Teodoro Valdivieso García, Mario Valdivieso García

Daniel Alcides Carrión García, nació en Cerro de Pasco el 13 de agosto de 1857. Hijo del médico y abogado ecuatoriano Baltazar Carrión y de Dolores García Navarro. Perdió a su padre a la edad de ocho años. Hizo sus estudios en la escuela fiscal de Tarma y en el colegio nacional Nuestra Señora de Guadalupe de Lima.

En 1877 ingresó a la facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y en 1880 a la de Medicina en la misma universidad, siendo decano Manuel Odriozola, cursando los estudios respectivos hasta el cuarto año. Entre sus maestros se hallaban los doctores Leonardo Villar, José María Romero y el famoso José Casimiro Ulloa, que había presenciado notables experimentos en París; sin olvidar a su maestro de anatomía Celso Bambarén, sucesor de Cayetano Heredia en la cátedra, y uno de los propagadores del positivismo entre sus alumnos. Daniel Alcides Carrión fue un estudiante esforzado: en la facultad de Ciencias, creada en 1866 con Antonio Raimondi como su primer decano, se empapó del evolucionismo darwiniano, de las teorías de Malthus, de los descubrimientos de Faraday, de Sadi Carnot, de Berzelius, así como de los brillantes triunfos de Sevet, Harvey, Bichot, Legallois y otros estudiosos de la segunda mitad del siglo XIX.

Historia

Durante sus estudios médicos Daniel Alcides Carrión manifestó inquietudes por conocer una enfermedad característica de algunos valles centrales peruanos: denominada «Verruga peruana». Llevado por su espíritu de investigación y un nacionalismo científico, al ver que médicos chilenos estaban desarrollando investigaciones sobre la verruga peruana, decidió inocularse secreciones extraídas de verrugas de un paciente, con el fin de reproducir la verruga peruana. Así, el 27 de agosto de 1885 acudió a la Sala de las Mercedes del Hospital Dos de Mayo de Lima, y le solicitó al médico Evaristo Chávez que le hiciera la inoculación de sangre macerada de una tumoración verrugosa de un paciente llamado Carmen Paredes.

A los veintiún días sintió los primeros síntomas de la fiebre de la oroya, que continuó con su evolución característica, ante la angustia de sus profesores y amigos. Daniel Alcides Carrión escribió personalmente su historia clínica hasta el 26 de septiembre de 1885, en que agobiado por la fiebre y la anemia grave, entró en delirio. A su solicitud, sus compañeros siguieron escribiendo el documento clínico que había iniciado.

Daniel Alcides Carrión fue trasladado a la clínica francesa Maison de Santé (en Lima), el 4 de octubre de 1885 recibió como medida de último recurso inyecciones de ácido fénico endovenoso, entró en coma y falleció. Habían transcurrido cuarenta días desde la inoculación. Alcanzó a expresar el deseo de que los estudios siguieran adelante, consciente de haber contribuido al mejor conocimiento de la dolencia que hoy lleva su nombre, gracias a su sacrificio sabemos hoy que la verruga peruana y la fiebre de la Oroya son una misma patología.

Mártir de la medicina peruana

Al sacrificar su vida en bien de la ciencia, Daniel Alcides Carrión se ganó con justicia el epíteto de «Mártir de la medicina peruana», a pesar de su corta edad de 28 años; por tal razón, la fecha de su fallecimiento, el 5 de octubre de 1885, fue establecido para conmemorar su sacrificio y se le denomina «Día de la acción heroica de Daniel Alcides Carrión».

¿Y tú que opinas?