Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Danza Llameritos de Chumpi

Danza Llameritos de Chumpi

La danza Llameritos de Chumpi es típica del distrito de Chumpi, provincia de Parinacochas, región Ayacucho, es una danza ejecutada para la Navidad y Año Nuevo que interpreta la escena de la adoración de los pastores al niño Dios recién nacido.

La diferencia de la danza Llameritos de Chumpi, con otras danzas de pastores es que en el caso de Llameritos además de ser una danza de adoración al niño Jesús, es una representación de pastores de camélidos, en la que se incluyen representaciones de actividades rituales como la marcación de ganado o el matrimonio.

En la fiesta en honor al niño Jesús de Chumpi, se hace adoración a tres imágenes que representan al niño Jesús, el niño Jesús de Ccollana, el niño pastor de Matoyoq y el niño Amancay de la Capilla del barrio Sauce.

La comparsa de la danza Llameritos de Chumpi está compuesta por cuatro parejas de jóvenes, dos niños de ambos sexos y un hombre mayor que hace del «viudo», anciano que lleva una llama y la carga con un costal lleno de víveres como cancha tostada, charqui, coca y chicha.

El cuerpo de baile no es una comparsa especializada, está compuesto por pobladores locales elegidos en esa misma fecha. Los personajes que interpretan tienen sobrenombres jocosos, a menudo, con diminutivos cariñosos. Cada conjunto está encabezado por el prioste o «mayso» (derivación en quechua de la palabra maestro).

La vestimenta de los varones consiste en una camisa de franela, un poncho corto de lana alpaca, sobre la cual se lleva además una pequeña manta, un pantalón con aplicaciones de flecos de varios colores, medias de lana y ojotas.

Sobre la cabeza, se usa un pasamontañas tejido llamado «uyachuco» sobre el cual lleva un casco. Originalmente, llevaban como parte de su caracterización una piel de oscco (oncifelis colocolo), felino andino en peligro de extinción por lo que la piel se ha sustituido por la del zorro.

Todos llevan «warakas» que utilizan diversas maneras en los diferentes pasos de baile.

Las mujeres llevan una versión colorida del traje rural, vestido con falda negra, adornada con bordados y grecas con motivos geométricos de colores, «lliclla» que llega hasta la altura de las rodillas y sobre ella, una pequeña «apacha» o manta más pequeña y como calzado, ojotas. Sobre la cabeza lucen un sombrero adornado con cintas.

La música de la danza Llameritos de Chumpi es interpretada por uno o dos violines y un arpa, es parte importante de esta manifestación y mantiene mucho de su carácter original.

El «cargonte» o «carguyoq» es la persona que se hace responsable de los gastos y la organización de esta danza durante los tres días que dura la representación. La participación como «cargonte» confiere prestigio, por lo que es menester darle el mayor realce posible a los cuerpos de baile.

Quien asume el cargo recibe la ayuda de sus allegados. Los otros cargos de importancia son: el «quimicho» que atiende a los conjuntos de baile, el «adorno» o «alferazgo» responsable del cuidado y adorno de las imágenes y de contratar a los párrocos para la liturgia de estos días.

La danza se representa en los días posteriores a la Navidad, en honor al niño Pastor del caserío de Matoyocc (27 al 28 de diciembre) y al niño de Amancay del barrio Sauce (29 y 30 de diciembre). El 1 de enero, la danza hace homenaje al niño Jesús en la capilla del barrio Ccollana.

La noche anterior al 1 de enero, previa ceremonia de «tinka» o salutación con licor en homenaje a los apus «Sara Sara», Anoccacca», «Pumahuiri» y «Ccarhuarazo», los organizadores y participantes se reúnen en la casa del «carguyoq» o «cargonte» para un primer ensayo, donde los aspirantes a bailarines mostrarán sus habilidades en la representación de los personajes, aún sin estar del todo caracterizados. Un maestro o «yachachik» escoge a su criterio a quienes hacen mejor su papel. Los escogidos son aconsejados por el «yachachik» como harán su representación.

La danza Llameritos de Chumpi cosiste en la ejecución de un conjunto de figuras. Actualmente, de las más de doce que según testimonios, existían anteriormente se desarrollan alrededor de ocho, cada una con su tonada y sus pasos particulares.

Se han identificado en sucesión las siguientes:

  1. Pasacalle cuerpo
  2. Día canto
  3. Adoración
  4. Herranza de llama
  5. Matrimonio
  6. Marcha militar
  7. Viejo
  8. Despedida

El 1 de enero los conjuntos de danza desfilan por las calles del distrito hacia la capilla del niño Jesús de Ccollana, avanzando al compás de una melodía y entonando canciones que refieren el haber bajado de las altas punas para conocer y adorar al niño Dios, recién nacido.

Los conjuntos se detienen brevemente en las esquinas para cantar y bailar.

Se llega al atrio de la capilla, haciendo un primer acto de respeto con una breve presentación de la danza, el recorrido incluye pasar por los demás templos del pueblo y por la casa del «adorno» o «alferazgo» quien los recibe con chicha, comida y golosinas.

El 2 de enero es el día central de la fiesta. En el atrio de la capilla del niño Jesús del barrio Ccollana, el gobernador y sus «varantes» autoridades subalternas, delimitan un espacio abierto con sogas para permitir la representación de la danza.

La llegada de las comparsas es la figura conocida como «pasacalle cuerpo». Una vez en el atrio, bailan ante la multitud. Se procede al «Día Canto» en que el conjunto entona versos en quechua y castellano al niño Jesús, a la Virgen y al apu local, el cerro «Pumahuiri», alternado con momentos de baile. En el coro destacan las voces femeninas, mientras los varones remarcan cada estrofa con gritos de ánimo.

Luego se hace la «Adoración», tercera figura de la presentación, ante el anda del niño Jesús, trasladada de su altar a la entrada de la capilla y adornada con ramos de flores y juguetes.

Los bailarines alternan los momentos en que se postran de hinojos ante la imagen del Niño, entonando cantos de adoración con momentos de baile.

Al salir serán agasajados con golosinas y frutas de estación y se desarrolla el resto de las figuras de la danza.

La siguiente figura, la «Herranza de llama», es una representación de la marcación de llamas.

En este caso, los bailarines varones asumen el papel de los animales, imitando su resistencia a ser marcados, se reproduce con fidelidad el ritual del «pagapu» a los cerros, mientras las mujeres entonan canciones dedicadas a los «apus» al compás de la «tinya».

La siguiente figura, el «Matrimonio» es una parodia del rito matrimonial representado con diálogos en quechua y castellano. La figura termina con el conjunto bailando huayno u otra tonada conocida para fiestas.

La sexta figura, la «Marcha Militar» es igualmente una parodia, donde los bailarines asumen el papel de soldados poco preparados que malentienden las órdenes de su instructor, siendo castigados ante la hilaridad del público.

En la séptima figura, el «Viejo», uno de los bailarines varones es caracterizado como el muy anciano padre delas mujeres del conjunto, que por la edad no entiende los reclamos de éstas de permitirles casarse con el hombre de su elección.

La danza Llameritos de Chumpi dura alrededor de dos horas, al cabo de las cuales los bailarines se dirigen a las casas del «quimicho» y el «adorno» o «alferazgo» para que el anfitrión les invite chicha de maíz preparada para la ocasión.

El 3 de enero es la «Despedida» con la procesión de la imagen del niño Jesús de Ccollana, acompañada por los conjuntos de Llameritos que bailan con paso más discreto y cantando en homenaje a la imagen.

Durante la noche, en casa del «cargonte» se hace un «pagapu» a los apus en agradecimiento y se procede al rito de la «pichapa» (barrido o limpieza) en que un oficiante usa maíz molido, grasa de animal, copos de algodón y hojas de coca, todo lo cual se pasa por el rostro de cada uno de los bailarines con la idea de «limpiar» la música que pueda estar quedando en su oídos. Se dice que, de permanecer la música en los oídos de los bailarines, éstos podrían enfermar.

Luego de su uso, los elementos de la «pichapa» son quemados. Los nuevos «carguyoq» son elegidos en un acto electoral presidido por el «quimicho» quien invita a los interesados la bebida de ocasión, el «quemadito de aguardiente» mientras desfilan los últimos conjuntos de baile.

Luego de un momento de descanso y de departir con el público el «quemadito de aguardiente» el conjunto entona la canción de despedida y termina su presentación con un fuerte zapateo en el antiguo sitio de «Despachorumi».

La danza Llameritos de Chumpi fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura, tal como lo estipula la Resolución Viceministerial Nro. 059-2012-VMPCIC-MC con fecha, 8 de noviembre de 2012.

Quieres conocer más danzas tradicionales de la sierra peruana? Te invitamos a ver nuestra sección con todas las danzas de la sierra <– Clic Aquí.

Ven a conocer nuestras costumbres y mucho más

El Perú es un país lleno de costumbres, con sus tradiciones en cada rincón del país te envolverás con la magia peruana, que esperas ven y disfruta de todo el Perú.

¿Y tú que opinas?