Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Reserva Nacional Matsés

Reserva Nacional Matsés

La Reserva Nacional Matsés es una zona protegida del Perú ubicada en la Región Loreto, Amazonía peruana. Cuenta con una superficie de 420,635.34 has. (4,206.35 km²).

Su establecimiento busca contribuir a la conservación de los recursos naturales existentes en los ríos Gálvez, Tapiche y Blanco, a fin de permitir a la población Matsés continuar con el aprovechamiento tradicional, permanente y sostenible de los mismos.

La Reserva Nacional Matsés se encuentra en la llanura amazónica y presenta tres grandes unidades paisajísticas: colinas, terrazas y llanuras de inundación. Entre sus tipos de bosque destacan los de arena blanca o varillales, los de tierra firme y los bosques inundables y pantanosos. Además, su presencia posibilita la existencia de un corredor biológico binacional ininterrumpido de más de tres millones de hectáreas que incluye a la Zona Reservada Sierra del Divisor en el Perú y a tres áreas naturales protegidas más en Brasil.

Asimismo, la Reserva Nacional Matsés alberga una muestra muy completa de la diversidad biológica de los bosques de la Amazonía peruana. Se estima que contiene el 22% de los mamíferos, 46% de las aves, 36% de los anfibios, 38% de los reptiles y 47% de los peces conocidos para esta región. También posee altos valores socioculturales y científicos, así como un gran potencial turístico.

Su establecimiento implica el reconocimiento de un amplio territorio que los nativos matsés aprovechan ancestralmente mediante la realización de recorridos de caza, pesca y recolecta, colindante a su actual territorio comunal.

Si bien aún no existe una infraestructura para el turismo, existen diversas oportunidades para alcanzar un nivel que permita contemplar este rincón poco perturbado de nuestra Amazonía.

Clima

La Reserva Nacional Matsés es caluroso y húmedo, con temperaturas que suelen superar los 34°C. Como toda la Amazonía, cuenta con dos estaciones bien definidas: la vaciante, la temporada seca o de estío (de mayo a octubre) es conocida como el verano amazónico por la formación de playas fluviales de arena blanca y la otra es la creciente o temporada de lluvias (de noviembre a abril), conocida como el invierno amazónico.

Fauna

Durante las dos semanas que duró el muestreo para el inventario biológico rápido realizado en la zona en noviembre de 2004, por un equipo conformado por The Field Museum de Estados Unidos en conjunto con organizaciones peruanas como la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana, la ONG CIMA, la ONG CEDIA, entre otros, se registraron 177 especies de peces, 10 nuevas para el Perú y ocho podrían ser nuevas para la ciencia, aunque se estima que puedan existir más de 300.

El equipo registró 43 especies de mamíferos grandes, estimándose 65 para la región, destacando las de grandes primates con altas densidades, así como la de diversas especies amenazadas que no presentan indicaciones de cacería. Se estima entre 100 y 120 especies de anfibios de las cuales se registró 74 incluyendo un sapo (Dendrobates sp.) posiblemente nuevo para la ciencia y un nuevo género de sapo para el Perú (Synapturanus). Asimismo, se estimó entre 80 y 100 especies, con un total de 35 especies registradas.

En cuanto a aves, se registraron un total de 416 especies, incluyendo a dos especies especialistas de bosques de arena blanca, de las cuales una podría ser nueva para la ciencia. Se estima que existan alrededor de 550 especies de aves.

Flora

Según el inventario biológico rápido, los bosques están notablemente intactos y parecen albergar una diversidad de plantas más altas que en cualquier otra reserva peruana en selva baja. En estos bosques se registraron 1500 especies de plantas, muchas nuevas para el Perú y la ciencia, aunque se estima que las especies de flora asciendan hasta 4000. Asimismo, se hallaron grandes extensiones de varillales o bosques de arenas blanca, muy raros en toda la Amazonía continental y especialmente raros en el Perú. Los bosques de arenas blancos se caracterizan por la pobreza de sus suelos y baja diversidad, pero sobre todo, por sus altísimos índices de endemismo.

Historia

En la década de 1960, durante los primeros contactos entre los Matsés y occidentales, los primeros atacaban con arcos y flechas a las poblaciones aledañas y secuestraban a sus mujeres. La respuesta del Gobierno fue el bombardeo de sus aldeas y el desplazamiento forzoso de los indígenas hacia la frontera con el Brasil, donde posteriormente se les entregó la primera reserva territorial de la historia del Perú.

En 1994, los Matsés, con el apoyo de la ONG CEDIA, solicitaron ante el Ministerio de Agricultura la formación de una reserva comunal que les garantice acceso a los alimentos que el monte y los ríos les proveen. El Gobierno peruano no estableció la reserva ni explicó los motivos del rechazo de la propuesta.

La primera semana de octubre de 2007, tres cartas de PerúPetro dirigidas a la comunidad Matsé, informaban sobre la próxima suscripción de contratos de concesión para la exploración y explotación de hidrocarburos en terrenos de propiedad de los nativos y en otras áreas que desde hace 14 años ellos venían proponiendo como reserva comunal por su gran biodiversidad.

En diciembre de dicho año, la comunidad informó a las entidades involucradas su decisión de «no permitir el ingreso de las empresas si antes el Estado no atiende su pedido».

Es así que luego de trámites burocráticos, el 27 de agosto de 2009 se oficializa el establecimiento de la Reserva Nacional Matsés.

Rutas turísticas

Dentro de la Reserva Nacional Matsés existe alrededor de unas 80 cochas y 18 senderos de cacería o «trochas de mitayo» que son utilizadas en distintas épocas del año. En la subcuenca del río Yaquerana, existen saludables poblaciones de taricayas y charapas que desovan de julio a setiembre. El movimiento turístico es incipiente, existiendo algunas iniciativas privadas que ofrecen expediciones de carácter algo extremo a la zona.

Mapa de la Reserva Nacional Matsés

¿Y tú que opinas?