Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Alipio Ponce Vásquez

Alipio Ponce Vásquez

  • Nacimiento: 15 de agosto de 1906 Anexo de San Lorenzo, Distrito de Apata, Jauja, Junín, Perú
  • Fallecimiento: 11 de septiembre de 1941 Porotillo – Ecuador
  • Padres: Emilio Ponce y Tomasa Vásquez, pareja de agricultores del valle del Mantaro
  • Esposa: Violeta Corcuera Rodríguez
  • Hijos: Celia Ponce Jáuregui de Velit, Josefina Ponce Cateriano de Pozo

Alipio Ponce Vásquez fue un Policía Peruano, se inició como Guardia de esquina y ascendió hasta Sargento 1ro. Recorriendo diversas comisarías de Lima y el Norte; luego fue Cadete de la Escuela de Oficiales, egresando como alférez en Enero de 1937.

Su abuelo paterno, Andrés Avelino Ponce Palacios, combatió a órdenes de Andrés Avelino Cáceres en la Campaña de la Breña dirigiendo el Batallón Cazadores de Apata Nº 8.

Alipio Ponce Vásquez cursó la instrucción primaria en Apata en el Colegio 508 hoy Manuel Heraclio García para proseguir la secundaria en el Colegio Santa Isabel en la ciudad de Huancayo.

Labor policial

A los 18 años viajó a Lima e ingresó en 1924 como Guardia-Alumno en la «Escuela de la Guardia Civil y Policía», egresando con la Clase de Guardia del Cuerpo de Seguridad de la República, el 15 de marzo de 1925. Asciende a Cabo CS el 21 de julio de 1927, a Sargento 2º CS el 10 de marzo de 1930 y a Sargento 1º CS el 10 de octubre de 1932.

En 1931 fue nombrado instructor en la «Escuela de la Guardia Civil y Policía». Después de su ascenso a Sargento Primero es destinado a la 1era Comandancia de la Guardia Civil y luego a la Primera Compañía del Batallón de Seguridad del Norte, en donde presta servicios hasta comienzos de 1935.

El 3 de abril de 1935 Alipio Ponce Vásquez ingresó como Sub-Oficial-Alumno a la Escuela de Oficiales de la Guardia Civil de la Escuela de la Guardia Civil y Policía, y el 7 de enero de 1937 egresa como Alférez GC, pasando a prestar servicios en distintas Unidades hasta 1940.

Por promoción asciende al grado de Teniente GC el 1º de marzo de 1941.

El conflicto armado con Ecuador

En 1941, ocurre el conflicto armado entre Ecuador y el Perú, al reclamar Ecuador las provincias peruanas de Tumbes, Jaén y Maynas como territorios ecuatorianos.

El gobierno peruano, al mando del Presidente Manuel Prado Ugarteche ordena la movilización de las Fuerzas Armadas y Policiales del Perú a la frontera norte.

Iniciado el conflicto el Teniente Alipio Ponce Vásquez fue destinado -luego de haber prestado servicios en la Provincia de Huanta, Departamento de Ayacucho- el 25 de marzo al Destacamento de la Guardia Civil establecido en la Frontera Norte, como oficial de la Primera Compañía que comandaba el entonces Capitán GC Conrado Ruiz Oliva.

Las acciones de Carcabón y Huabillos

En la mañana del 23 de julio, en la localidad de Quebrada Seca, el Teniente FAP José Abelardo Quiñones Gonzáles, luego de ametrallar los puestos militares enemigos, es derribado en su avión, enfilándolo sobre la artillería antiaérea ecuatoriana, convirtiéndose luego, en símbolo de la Fuerza Aérea del Perú.

Ese mismo día el puesto de Quebrada Seca, ubicado en la margen izquierda del río Zarumilla y donde el Teniente Alipio Ponce Vásquez tenía su Puesto de Comando, es atacado por fuerzas adversarias, las cuales fueron rechazadas.

Las acciones en Quebrada Seca, precisaban la captura del puesto ecuatoriano de Carcabón, que era considerado de valor estratégico por las tropas peruanas. Para tal efecto se organizó un destacamento al mando del Teniente GC Alipio Ponce Vásquez, cuyo puesto de comando se ubicaba en Matapalo.

El Comandante de la Primera Sección de la Guardia Civil, Teniente Alipio Ponce Vásquez, al mando de 30 hombres (entre Guardias Civiles y Soldados del Ejército), reducida pero valerosa fuerza, recibió la misión de atacar y tomar el Puesto ecuatoriano de Carcabón, en cooperación con tropas del Puesto del Lechugal (límite Este del Sector Norte).

Teniente Coronel EP Carlos A. Miñano Mendocilla, Primer Jefe del Batallón de Infantería «Zarumilla» Nº 5, a cargo del Comando del Sector Norte de las tropas peruanas

Las acciones se realizaban en terreno desconocido para los peruanos.

Eran ya las 18 horas del 25, el Teniente no había alcanzado su objetivo, y juzgando el Comando Militar que atacar una población en terreno boscoso y durante la noche era operación muy arriesgada, decidió hacer replegar al Teniente Alipio Ponce Vásquez con su tropa para reiniciar la operación al día siguiente; pero la tardanza en trasmitirle la orden, hizo que la recibiera cuando ya había tomado todas sus disposiciones para aproximarse y atacar el objetivo. Una disyuntiva: Abandonar todo o intentar cumplir la misión recibida… Optó por lo segundo, atacó y sorprendió al enemigo, y a las 22 horas, tras 20 minutos de reñida y sangrienta lucha, daba cuenta al Comando que había alcanzado su objetivo, que necesitaba refuerzos y una bandera para izarla en el mismo mástil donde horas antes estuvo flameando la bandera ecuatoriana.

Teniente Coronel EP Carlos A. Miñano Mendocilla, Primer Jefe del Batallón de Infantería «Zarumilla» Nº 5, a cargo del Comando del Sector Norte de las tropas peruanas

Por esta acción fue felicitado por el comando militar peruano y se le llamó el «Titán de Carcabón».

El enlace de la línea alcanzada por las fuerzas peruanas desde isla Matapalo hasta Cochas del Caucho precisaba la captura de Huabillos. Al día siguiente, 26 de julio, el Teniente GC Alipio Ponce Vásquez y su tropa, compuesta de Guardias Civiles reforzados con Zapadores y 4 morteros del Batallón de Infantería Nro. 5 del Ejercito del Perú, reciben la orden de atacar y tomar el Puesto de Huabillos, a 5 kilómetros de Carcabón, consiguiendo su ocupación a las 17.35 horas del 26 de julio, habiendo abandonado el adversario una de sus banderas de guerra, que se convirtió en trofeo de guerra de los combatientes peruanos.

El 31 de julio de 1941 Perú y Ecuador acordaron un cese de fuego que establecía el fin de las hostilidades.

Ante la amenaza de incursiones armadas por parte del enemigo, se organizaron reconocimientos, uno de ellos al mando del Capitán de Caballería EP Alfredo Novoa Cava.

El Teniente GC Alipio Ponce Vásquez solicitó al segundo jefe del Regimiento de Caballería «Lanceros de Torata» N° 5 Mayor EP Tomás Gervasi Flores, que se le permitiera participar en la operación, lo que fue aceptado (ya el Teniente GC Alipio Ponce Vásquez, con su Sección de Guardias había sido afectado al Regimiento de Caballería «Lanceros de Torata» N° 5 que comandaba el Teniente Coronel EP Hernán López Cárdenas, con su Puesto de Comando en Pasaje).

La emboscada de la Quebrada de Porotillo

Tuvo lugar el 11 de septiembre, a las 11 de la mañana, durante la ejecución de un reconocimiento a largo radio de acción (40 kilómetros). El grupo era de 3 oficiales (Capitán EP Alfredo Novoa Cava, Alférez EP Luis Reynafarge Hurtado y Teniente GC Alipio Ponce Vásquez) y 23 miembros del personal de tropa, entre quienes se contaban el Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz y el Guardia GC Luis Zumarán Carpió.

El objetivo de la misión era constatar la presencia de tropas ecuatorianas en la parte alta del río Jubones, entre Girón y Santa Isabel.

El grupo peruano fue emboscado en la región de la meseta de Porotillo, por tropas del ejército del Ecuador, en número correspondiente al efectivo de un batallón, a órdenes del Comandante Maldonado, Capitán Antonio Mogrovejo y otros oficiales, que dispararon sus armas, tomándolo de sorpresa y diezmándolo en pocos minutos; se salvaron únicamente los Sargentos Segundos: Jorge Octavio Novoa Gonzáles, del Regimiento de Caballería «Lanceros de Torata» N° 5, y Emiliano Tapia Díaz, de la Guardia Civil, quien luchó utilizando la pistola ametralladora Solothurn que tenía al caer el Teniente Ponce Vásquez, hasta ser dominado y hecho prisionero. El Teniente Ponce muere en la acción por las ráfagas de las ametralladoras.

Junto al Teniente Ponce mueren el Capitán de Caballería EP Alfredo Novoa Cava, el Teniente de Caballería EP Luis Reynafarje Hurtado, el Sargento 1º de Caballería EP Lorenzo Rockovich Minaya, el Sargento 2º de Caballería EP Salvador Briceño Rojas, los Cabos de Caballeria EP: Eleuterio Vélez Paraisaman, Sixto Marín Rabanal y Melquiades Quevedo Bardales, los Soldados de Caballería EP: Rosario Morales Cubas, Victoriano Huaccha Regalado, Felipe Vásquez Mendoza, Benigno Sánchez Solórzano, Carlos Limo Vásquez, Andrés Rojas Mejía, Enrique Asián Arbildo, Guadalupe Licera Montenegro, Próspero Becerra Apéstegui, Andrés Colorado Camacho, Adán Abanto Medina, Juan Escalante Cachay, Octavio Uchillán Mendoza, Juan Vásquez Jiménez, Antonio Flores Samamé y el Guardia de Caballeria GC Luis Zumarán Carpio, siendo 24 los miembros del pelotón peruano que murieron como consecuencia del ataque emboscado.

En cuanto al prisionero Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz, fue conducido a Cuenca, Guayaquil y Quito donde permaneció recluido hasta el 2 de diciembre, fecha en que fue liberado junto con otros 2 soldados peruanos que los ecuatorianos habían tomado en el ataque a Panupali, cerca de Piedras.

Los ecuatorianos, sabiendo que la respuesta peruana, tanto por las tropas del sector, como por la aviación, no se haría esperar, abandonan el terreno de la acción.

La emboscada de Porotillo, motivó la reanudación de las operaciones militares peruanas en el Norte realizando el Cuerpo Aeronáutico del Perú misiones de reconocimiento, bombardeo y ametrallamiento en las localidades de Tendales, Pagua y lugares aledaños de la provincia de El Oro, recibiendo respuesta de la artillería antiaérea enemiga, sin mayores consecuencias.

La muerte del Teniente GC Alipio Ponce Vásquez se produjo cuando ya se había decretado el cese de fuego y las tropas peruanas habían detenido su avance en territorio enemigo.

El Teniente GC Alipio Ponce Vásquez fue sepultado en el cementerio de Tumbes en febrero de 1942.

Alipio Ponce Vásquez «Declaró Héroe Nacional»

El Congreso de la República en mérito a su heróica actuación durante dicho conflicto, lo declaró Héroe Nacional mediante Ley No-24658, disponiendo además que sus restos de Alipio Ponce Vásquez reposen en la Cripta de los Héroes de la patria.

¿Y tú que opinas?