Año de la universalización de la salud

Granada

Punica granatum

granada

La granada es una de las frutas con más propiedades y mejor valoradas a nivel nutricional. De hecho está considerada como una “superfruta” por los principios activos compuestos químicos de acción positiva que posee. Este nombre popular de la granada procede del latín (ponme) y del francés (granate), lo cual se traduce como “manzana con semillas” aproximadamente.

Alimentación y nutrición

La granada, como fruta carnosa que es, posee elevado contenido en agua, siendo su valor energético muy bajo. Las proteínas representan un porcentaje muy bajo en su composición, aunque superior al de los lípidos.

Es una fruta rica en minerales, destacando el potasio, aunque también aporta fósforo, manganeso, calcio, hierro y magnesio. Entre las vitaminas, contiene principalmente vitaminas C, B1 y B2, aunque en pequeñas cantidades.

El fruto

La granada es una infrutescencia, fruto de un árbol llamado granado que alcanza hasta cuatro metros de altura, de la familia de las Punicáceas; pequeña familia de árboles y arbustos, cuyos frutos tienen semillas prismáticas y rugosas.

La fruta posee una piel gruesa de color escarlata o dorada con tono carmesí en el exterior y una gran cantidad de semillas internas rodeadas de una jugosa pulpa de color rubí. En oriente es considerada como un símbolo del amor y de la fecundidad y sus virtudes han sido difundidas por poetas tan conocidos como García Lorca.

Información nutricional de la Granada

 1 ración (87 gr.)
Calorías72 kcal
Grasas1.02 g
Proteínas1.45 g
Carbohidratos16.27 g
Azúcar11.89 g
Fibra3.5 g
Colesterol— mg

* Según la base de datos de nutrientes de USDA.

Consejo: A la hora de elegir las granadas es importante seleccionar aquellas que tengan un peso consistente y un color rojo brillante. Además, esta fruta suele conservarse bien en la nevera. Si las guardamos con piel en un cajón inferior de la nevera pueden aguantar hasta 2 meses, mientras que si congelamos los granos de la granada la conservación será de 3 meses.

Precaución: Si se consume granada en exceso, los principios activos de su piel pueden ocasionar algunos síntomas de intoxicación como mareos, dolor de cabeza, somnolencia y dificultad para respirar.

La planta

Arbusto o pequeño árbol de hasta de 5 m de altura, caducifolio, más o menos espinoso, muy ramificado. Tronco derecho, con la corteza resquebrajada y ramas opuestas, patentes; las jóvenes tetrágonas y a veces péndulas. Las hojas, simples, de 1,5-7 por 0,8-2 cm, son entre lanceoladas y oblongas, opuestas o subopuestas en ramas jóvenes o bien reunidas en fascículos alternos o subopuestos, caducas, subcoriáceas, lustrosas por el haz, glabras, de un verde amarillento, atenuadas en corto pecíolo con un ápice obtuso, a menudo redondeado por excepción emarginado, con glándula terminal (nectario) poco evidente. Las flores miden 3-4 cm de diámetro, solitarias, más raramente geminadas o ternadas con un pedicelo de hasta de 3 mm, acrescente al fructificar. El cáliz tiene 2-4 por 1,5-2 cm; es campaniforme, coriáceo, grueso, persistente, granate, glabro, brillante y segmentos triangulares soldados, valvares en la prefloración, persistentes en el fruto y en número variable de cinco a ocho. Los pétalos, de 2-2,5 por 1-1,5 cm, son obovados, corrugados, caedizos, de color rojo intenso (por excepción rosáceos); pueden ser dobles, o más, en los cultivos. El androceo tiene estambres de filamentos largos, rojizos con anteras amarillas. El gineceo tiene ovario ínfero, totalmente soldado al hipanto, con el estilo filiforme y el estigma capitado. El fruto es en balausta de 5-12 cm, esférico, coriáceo, rojizo o amarillo-rojizo, coronado por los restos de los segmentos del cáliz, con lóculos en dos verticilos (raramente tres), de ordinario el inferior con seis lóculos y el superior con tres, todos ellos separados por el endocarpo membranoso y amarillento (tastanas). Las semillas, maduras y frescas, tienen unos 12-15 por 5-7 mm, con la capa superficial del episperma (exotesta) que es una sarcotesta aunque hay autores que la describen como un arilo constituida por células columnares carnosas, translúcidas, angulosas, prismáticas, de un color que va desde el blanco hasta el rojo-granate y es dulce y comestible. Al contrario, la capa interna de dicho episperma (endotesta) que, en ausencia de endosperma, rodea al embrión (oleaginoso y con cotiledones convolutos) es escleroso-cristalifero, carácter del orden de los Myrtales. La dispersión de los propágulos es de tipo endozoocoría, pues las pepitas de las semillas, que contienen el embrión, no son digeribles y se reparten con las heces, en particular de las aves.

¿Y tú que opinas?