Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Hojas de nabos

hojas-de-nabos

Las hojas de nabo o grelos son una variedad de verduras de hoja verde perteneciente a la familia botánica de las crucíderas junto a la coliflor, la col, el brécol, el berro y el rábano. Puedes comerlas hervidas o en ensalada, e incluso preparar smoothies o batidos y zumos con el jugo de las hojas de nabo.

Características de las hojas de nabos

Los grelos y las nabizas son las hojas de la planta del nabo, tienen un sabor bastante amargo y tienen más vitaminas y minerales que los propios nabos.

Respecto al origen del nabo, se cree que proviene de plantas que crecían silvestres en el norte de Europa y Escandinavia, aunque también se piensa que podría ser originaria de Asia Central, por lo que ha sido un alimento esencial para algunos grupos étnicos europeos. En España los grelos son típicos de Galicia. 

Beneficios de las Hojas de nabos

Las hojas de nabo o grelos son más ricas que los propios nabos y contienen vitamina C y vitamina A, así como fósforo, calcio, hierro, fibra, magnesio y altas cantidades de ácido fólico. Asimismo, las hojas de nabo en macrobiótica se utilizan para hacer baños de asiento para facilitar la eliminación de mucosas del aparato reproductor femenino.

Información nutricional de las Hojas de nabos

  1 ración (40 gr.)
Calorías 9 kcal
Grasas 0.20 g
Proteínas 1.27 g
Carbohidratos 1.14 g
Azúcar 0.15 g
Fibra 1.1 g
Colesterol — mg

* Según la base de datos de nutrientes de USDA.

Consejo: Escoge las hojas de nabo más verdes y frescas del supermercado o frutería, pues son hojas que se marchitan y amarillean con rapidez. Por ello, para conservarlas durante al menos tres días, introdúcelas en una bolsa agujereada en un cajón del frigorífico, e incluso puedes envolverlas en papel húmedo y guardarlas en la nevera para que se conserven durante más tiempo, aunque lo recomendable es comprarlas el día que se van a consumir.

Precaución: No se recomienda que las personas hipotiroideas consuman grelos con frecuencia, ya que contienen sustancias capaces de ralentizar el funcionamiento de la glándula tiroidea, pero la ingesta de hojas de nabo no supone ningún riesgo para las personas con un funcionamiento glandular normal.

¿Y tú que opinas?