Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Menta

menta

La menta es una planta herbácea con propiedades medicinales, es muy conocida por ser digestiva y por funcionar como un analgésico para estimular el flujo de la bilis. Los aceites esenciales de esta planta medicinal la han convertido en una de las mejores opciones para actuar como relajante.

El origen de la menta lo encontramos en Europa y en Asia, aunque su cultivo se ha extendido por otras regiones como América del Norte. Las características de la menta se reflejan en sus hojas ovaladas de color verde brillante, aromáticas, sobre tallos morados y flores pequeñas, rosadas, blancas o moradas, en espigas cónicas alargadas en la parte superior de los tallos.

Beneficios de la Menta

Tomar menta antes de comer ayuda a estimular el hígado y la vesícula, aumentando el flujo de bilis al hígado y a los intestinos. Es bien conocida su virtud para cortar las náuseas y los vómitos. Se emplea para tratar la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, la diverticulitis, el mareo en los viajes, las fiebres, resfriados y gripe, y para abrir el apetito.

Consejo: El cultivo de la menta es muy sencillo, pues son válidos para todo tipo de climas y llegan a resistir hasta los -15ºC. Se adapta a suelos ricos en materia orgánica, con semisombra y húmedos. Siempre puedes cultivarla en macetas. Estará disponible para recolectar durante dos veces en un mismo año: en primavera antes de que florezca y al comenzar el otoño. Se recomienda cortarlas próximas al suelo y secarlas en espacios con sombra y a una temperatura no superior a los 30ºC.

Precaución: No emplees menta si estás embarazada. Tampoco es apta para niños menores de 5 años. Y recuerda que tienen un alto contenido alcohólico procedente del extracto fluido, la tintura y del jarabe.

¿Y tú que opinas?