Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Nuez amazónica

Bertholletia excelsa

nuez-amazonica

La semilla de Brasil, nuez amazónica, nuez boliviana, castaña de monte, castaña de Pará o coquito brasileño (Bertholletia excelsa), es un árbol nativo de Suramérica, específicamente de Bolivia, Brasil, sudeste de Colombia, Guyana, Perú, este y nordeste de la Argentina y sur de Venezuela.

Alimentación y nutrición

Ricas en proteínas y aminoácidos esenciales ideales para personas con problemas nutricionales, o como complementos energizantes en las dietas de los deportistas o aquellos que hacen ejercicio físico. De la oleosa nuez de Brasil se extrae un aceite rico en grasas no saturadas que sirve para las personas con problemas de colesterol. Aporta vitaminas y minerales, como vitamina C, provitamina A, vitamina B1 y B2; los minerales calcio, fósforo y hierro.

El fruto

El fruto tarda 14 meses en madurar tras la polinización de las flores, y alcanza entre 10 y 15 cm de diámetro y 1 a 2 kg de peso, con cáscara leñosa de 8 a 12 mm de grosor. En el interior contiene 8 a 24 semillas en forma de media luna, de 4 a 5 cm de largo. Un árbol maduro puede dar entre 200 y 400 frutos.

Los monos capuchinos saben abrir las nueces usando una piedra como yunque. La cápsula contiene un agujero pequeño en un extremo (botánicamente es un pixidio con un opérculo demasiado pequeño que se desprende hacia el interior, Kubitzki ed. 2004), que permite a roedores como los agutíes, abrirla al roer y comerse parte del interior, enterrando el resto, esperando consumirlo posteriormente, de manera que algunas de estas semillas «escondidas» pueden germinar para producir árboles nuevos. En realidad, la mayoría de las semillas son «plantadas» por los agutíes en lugares sombreados, germinan un año después y el desarrollo de los árboles depende de la cantidad de luz solar que eventualmente pueda llegar a las plantas nuevas, por lo que a veces la planta debe esperar a que otro árbol caiga para que un claro de luz permita el crecimiento del joven.

Información nutricional de las Nuez amazónica

  Por 100g Por ración de 20g.
(4-6 uds)
Agua (g.) 3,34 0,67
Calorías (kcal.) 656 kcal 131,2 kcal
Grasa (g.) 66,22 13,24
Proteína (g.) 14,34 2,87
Hidratos de carbono (g.) 12,80 2,56
Fibra (g.) 5,4 1,08
Potasio (mg.) 600 120
Fósforo (mg.) 600 120
Hierro (mg.) 3,40 0,68
Sodio (mg.) 2 0,4
Magnesio (mg.) 225 45
Calcio (mg.) 176 35,2
Zinc (mg.) 4,59 0,92
Selenio (mcg.) 2960 592
Vitamina C (mg.) 0,7 0,14
Vitamina A (UI) 0 0
Ácido fólico (mcg.) 4 0,8
Vitamina B1 (Tiamina) (mg.) 1 0,2
Vitamina B2 (Riboflavina) (mg.) 0,122 0,02
Vitamina E (mg.) 7,6 1,52
Ácido pantoténico (mg.) 0,236 0,05
Niacina (mg.) 1,622 0,32

La planta

El árbol que produce la nuez del mismo nombre, es la única especie del género Bertholletia. Se encuentra como árboles dispersos o en grupos hasta de 100, sobre suelos bien drenados en grandes bosques de las cuencas de los ríos Amazonas, Negro y Orinoco. Es un árbol grande que alcanza entre 30 y 50 m de altura. El tronco tiene de 1 a 2 m de diámetro. Puede vivir por 500 años o más. En la Amazonía peruana se han encontrado árboles de hasta 1200 años de antigüedad. El tronco es recto y no ramificado hasta la mitad de su altura, pero con una corona inesperada de ramas grandes sobre el pabellón de los otros árboles circundantes. La corteza es grisácea y lisa.

Las hojas son caducas, alternas, simples, oblongas, de 20 a 35 cm de largo y 10 a 15 cm de ancho. Las flores son pequeñas, verdosas-blancuzcas; cada flor tiene un cáliz dividido en dos, seis pétalos amarillo-crema desigualmente coloreados, y estambres numerosos.

Sus flores sólo se pueden polinizar mediante la acción de insectos lo suficientemente fuertes como para abatir las fuertes lígulas de las flores y tener acceso al polen y al néctar que éstas producen. Las abejas Eulaema mocsaryi y Xylocopa frontalis son los principales polinizadores de esta planta (Motta Maués 2002; Cavalcante et al. 2012). Otros visitantes florales son Xylocopa aurulenta, Epicharis rustica, E. affinis, Centris similis, Eulaema nigrita, E. cingulata, Bombus brevivillus y B. transversalis (Motta Maués, 2002). Existe la falsa creencia de que las orquídeas Coryanthes vasquezii producen un olor que atrae a las abejas macho, que a su vez lo requieren para atraer a las hembras y acoplarse, por lo cual hay una simbiosis indisoluble entre el árbol, la orquídea y las abejas. Este mito se ha propagado en la literatura acerca de la nuez de Brasil, pero no tiene fundamento científico.

¿Y tú que opinas?

Menu