Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Sandía

Citrullus lanatus / Cucurbitaceae

sandia

La sandía es un fruto grande y de forma más o menos esférica que suele consumirse cruda como postre. Su pulpa es de color rojizo o amarillento y de sabor dulce. Resulta un alimento muy refrescante que aporta muy pocas calorías al organismo, también aporta algunas vitaminas y minerales.

Alimentación y nutrición

La sandía tiene diversas aplicaciones curativas, en las que intervienen la pulpa, la corteza o las semillas. Resulta beneficiosa contra las insolaciones, la hipertensión o la faringitis entre otras enfermedades. Es muy utilizada en diversos países americanos por sus propiedades curativas.

El fruto

La sandía es un fruto grande y de forma más o menos esférica que suele consumirse cruda como postre. Su pulpa es de color rojizo o amarillento y de sabor dulce. Resulta un alimento muy refrescante que aporta muy pocas calorías al organismo, también aporta algunas vitaminas y minerales.

La sandía es un fruto grande, de hasta 25 cm. de diámetro, que puede alcanzar los 15 kg. de peso. La forma es ovalada o esférica, con una corteza lisa y de color verde oscuro, que a veces presenta bandas irregulares más pálidas. La pulpa es dulce, jugosa, refrescante y de color amarillento o rojizo. Contiene muchas pepitas de color negro, marrón o blanco. Algunas variedades cultivadas en los últimos años, cambian estas características clásicas de las sandías, dando frutos sin semillas, variedades con la pulpa amarilla o sandías de menor tamaño.

La sandía se consume generalmente en crudo, en rodajas, cuartos o incluso en bolas. También se emplea para elaborar sorbetes, purés, mermeladas y confituras. En Rusia preparan un vino muy popular a partir de zumo de sandía. La corteza se aprovecha a veces encurtida o confitada y en los medios rurales sirve como alimento del ganado. Las semillas se consumen en algunas regiones tostadas y saladas.

Es un alimento muy rico en agua que apenas contiene grasas y proteínas, por lo que aporta muy pocas calorías. Además es una fuente importante de potasio y vitamina A. Es un fruto refrescante y con propiedades diuréticas. En muchos países americanos es usada con fines medicinales.

Información nutricional de la Sandia

  1 ración (154 gr.)
Calorías 46 kcal
Grasas 0.23 g
Proteínas 0.94 g
Carbohidratos 11.63 g
Azúcar 9.55 g
Fibra 0.6 g
Colesterol — mg

* Según la base de datos de nutrientes de USDA.

Consejo: Hay varios trucos para saber si una sandía está madura. Cuando más pesada sea, más madura estará, ya que el 90% de su composición es agua. Las sandías tienen un círculo amarillo por debajo si está madura. Si se recogió antes de tiempo, esta parte será blanca o verde. Si al darle una palmada se oye hueca, significa que está madura.

La sandia es sensible al frío, pero se conserva en buen estado entre los 10 y 15 grados. Pero una vez abierta, se debe guardar en la nevera hasta dos o tres días.

Precaución: Las personas con problemas estomacales y diarreas no deberán consumir sandía en grandes cantidades. Tampoco las personas con insuficiencia renal, debido al alto contenido de potasio de la sandía.

La sandia ayuda a reducir la presión arterial, por lo que no es recomendable para las personas con hipotensión.

La planta

La sandía es una planta rastrera y trepadora de tallos alargados, con hojas divididas en lóbulos. Su fruto es una baya que puede alcanzar los 15kg de peso que presenta una corteza dura de color verde y una pulpa dulce de color más o menos rojizo. Actualmente las sandías se suelen injertar sobre otras especies de la misma familia resistentes a determinadas enfermedades del suelo.

La sandía es una planta anual que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Su nombre científico es Citrullus vulgaris. Sus tallos son herbáceos, rastreros y trepadores, pudiendo alcanzar hasta los 5 m. de longitud. Son cilíndricos, con surcos longitudinales y recubiertos de pelos.

La cara superior de las hojas es muy suave al tacto, mientras que el envés es muy áspero y con nervios muy pronunciados. Las hojas aparecen divididas en segmentos redondeados, teniendo cada una entre 3 y 5 lóbulos.

Las flores nacen en las axilas de las hojas. Son de color amarillo y solitarias, habiendo flores masculinas y femeninas. Son polinizadas por insectos. Las flores femeninas dan lugar a las sandías, que son bayas grandes de forma más o menos esférica y de tamaño variable, pudiendo pesar entre 2 y 15 kg. La pulpa es rosada o rojiza y contiene muchas semillas aplastadas de color variable (marrón, negro, blanco, etc.). La corteza del fruto puede ser lisa o con bandas más claras y su color varían entre el verde oscuro y el verde claro.

Debido al ataque de diversas enfermedades del suelo, especialmente el hongo Fusarium oxysporum, actualmente las sandías que se cultivan se injertan sobre otra planta que tenga raíces resistentes a este parásito. Para ello se usan especies cercanas a la sandía, como Cucurbita ficifolia, Benincasa cerifera o Cucurbita moschata, todas ellas también pertenecientes a la familia de las Cucurbitáceas.

¿Y tú que opinas?