Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Ulmaria

ulmaria

La ulmaria es una planta herbácea perenne, resistente, que se encuentra en terrenos húmedos o pantanosos en toda Europa y América del Norte y en las regiones templadas de Asia. Tiene hojas pinnadas, dentadas, sobre tallos verticales. Las flores de la ulmaria son de color blanco crema, tienen aroma de almendras y aparecen desde principios de verano hasta principios de otoño.

La ulmaria también se conoce como Reina de los prados o Barba de cabra porque cuando florece, sus ramilletes altos de flores blancas destacan sobre las demás hierbas. Antiguamente, era conocida como “Spiraea”, por lo que de su nombre proviene el nombre de la “Aspirina”, pues se trata de un derivado de sus principios activos.

La ulmaria es uno de los remedios naturales más efectivos contra las afecciones del estómago (úlceras, diarreas, ardor), los dolores reumáticos, las infecciones de las vías urinarias y la retención de líquidos. Los aromas de esta planta tienen propiedades sedantes para calmar los nervios y tratar la jaqueca, la acidez estomacal y el dolor menstrual.

Beneficios de la Ulmaria

Las virtudes antiinflamatorias y antiácidas de la ulmaria resultan útiles para tratar la artritis reumatoide, la cistitis, las úlceras gastroduodenales, la acidez de estómago y el reflujo gástrico. Se emplea como astringente para tratar ciertos tipos de diarreas.

La ulmaria contiene ácido salicílico y se puede emplear como antiinflamatoria en vez de la aspirina. A diferencia de la aspirina, no produce hemorragias gástricas aunque se emplee a largo plazo, pues protege las membranas mucosas del sistema digestivo.

Consejo: Recoge las hojas y las flores de ulmaria desde mediados de julio hasta el otoño.

Precaución: La ulmaria no debe tomarse días antes ni después de una operación por riesgo de hemorragia.

¿Y tú que opinas?