Año del Bicentenario del Perú: 200 Años de Independancia

Ginkgo

ginkgo

El Ginkgo está considerado como planta medicinal aunque se trate de un árbol. Se trata de uno de los árboles más antiguos que existen en la actualidad y cuyo origen se encuentra en China central. No obstante, con el paso del tiempo también se ha convertido en una planta ornamental que se cultiva en otros países.

Las hojas del Ginkgo son la parte más importante, ya que son sus hojas con forma de abanico de color verde claro y con dos lóbulos las que se emplean como planta medicinal. El Ginkgo es un árbol caduco por lo que en otoño sus hojas se vuelven amarillas y caen.

Beneficios del Ginkgo

El Ginkgo, gracias a sus beneficios irrigantes que estimulan el flujo de sangre, es recomendable para aquellas patologías asociadas a la circulación como las manos y los pies fríos, las varices, la enfermedad de Raynaud, los dolores de cabeza, la pérdida de memoria en las personas mayores, la enfermedad de Alzheimer, la impotencia y las alteraciones de la vista o retinopatías. Pero el Ginkgo no es solo aconsejable para los problemas de vista sino también para lo de oído, como la pérdida de audición o el tinnitus. Esta planta medicinal también es útil en el caso de padecer asma.

Consejo: El Ginkgo florece entre abril y septiembre, pero lo que nos interesa realmente de esta planta medicinal son las hojas ya que son las portadoras de los principios activos con aplicación terapéutica.

Precaución: El consumo Ginkgo está totalmente desaconsejado para las personas diagnosticadas con epilepsia o que hayan sufrido convulsiones alguna vez. Esta planta tampoco es aconsejable ni para personas con problemas de pérdida de sangre ni para personas que tomen medicamentos para aumentar el riego sanguíneo, ya que las propiedades del Ginkgo son precisamente irragantes.

Es muy importante diferenciar las partes útiles de esta planta, ya que sólo las hojas tienen efectos medicinales. En cambio, las semillas de Ginkgo son tóxicas por lo que su ingesta podría provocar respiratorios y arritmias.

¿Y tú que opinas?