Año de la universalización de la salud

Grosella negra

Ribes nigrum / Saxifragaceae (Grossulariaceae)

grosella-negra

La grosella negra es una baya de pulpa translúcida con tonos rojos o verdes y de sabor agridulce. El fruto es pequeño, de color azul negro y esférico con un sabor intenso cuando está completamente maduro. Esta baya está recubierta de vello y su pulpa contiene muchas semillas pequeñas. Estos frutos no son sueltos sino que crecen en racimos.

Alimentación y nutrición

Las grosellas ofrecen muchos efectos positivos para nuestro organismo, pero se pueden apreciar diferencias en las propiedades de cada tipo de baya. Se pueden incluir en dietas de adelgazamiento por su escaso aporte calórico; 29,25 kcal por cada 100 gramos de grosellas.

La grosella negra posee un gran contenido de potasio y por su efecto diurético se puede recomendar en casos de hipertensión.

El fruto

La grosella negra es una baya de pulpa translúcida con tonos rojos o verdes y de sabor agridulce. El fruto es pequeño, de color azul negro y esférico con un sabor intenso cuando está completamente maduro. Esta baya está recubierta de vello y su pulpa contiene muchas semillas pequeñas. Estos frutos no son sueltos sino que crecen en racimos.

El grosellero negro (Ribes nigrum, perteneciente a la familia botánica de las Saxigfragáceas) es el arbusto de donde procede la grosella.

En inglés su nombre significa «baya de ganso» debido a que antaño era el ingrediente principal de una salsa que acompañaba los platos de ganso. La grosella negra se usa para elaborar licores, vinos, jugos y jaleas.

Las grosellas negras son muy ricas en azúcares, ácidos orgánicos y vitamina C. La cantidad de vitamina C de unos 250 ml de grosellas es tres veces superior a la de una naranja pequeña. Las grosellas negras son estupendos laxantes.

Deben consumirse en breve tiempo pues, de lo contrario, se estropean. En frigorífico, a 4ºC de temperatura se pueden conservar durante una semana.

La producción es utilizada en la industria alimentaria que la emplea en la elaboración de jarabes, gelatinas, bebidas aperitivas y refrescantes. Se prepara un licor característico poniéndolo a macerar en aguardiente y agregándole jarabe.

También se emplea en farmacias para rectificar sabores y como fuente de colorante para alimentos.

Información nutricional de la Grosella negra

  1 ración (112 gr.)
Calorías 71 kcal
Grasas 0.46 g
Proteínas 1.57 g
Carbohidratos 17.23 g
Azúcar — g
Fibra — g
Colesterol — mg

* Según la base de datos de nutrientes de USDA.

Consejo: Elige las grosellas que estén oscuras y brillantes y evita cogerlas golpeadas o aplastadas. Este tipo de fruta tiene mejor conservación que otras bayas como las moras y pueden aguantar en la nevera hasta una semana.

La planta

Las grosellas negras crecen en racimos en arbustos de no más de 1,5 m de altura. Estos arbustos, denominados groselleros negros (Ribes nigrum. Saxifragácea) se hallan en lugares frescos y húmedos de las zonas montañosas, prefiriendo los bosques, los setos vivos a lo largo de los diques de los ríos y las praderas altas que no miran al sur en el hemisferio norte.

Estos arbustos poseen múltiples ramas erectas, con corteza lisa y clara en los periodos juveniles y rugosos y oscuros posteriormente.

Las hojas forman ramilletes alternos y son más grandes (10 cm) y oscuras que las del grosellero rojo. Las flores, pentámeras, tienen cáliz de copa, que encierra los pétalos soldados entre sí, blancos y a veces con borde violeta. Tienen pedúnculo y receptáculo pubescente y están reunidas en racimos espaciados que cuelgan de la axila de los brotes que tienen un año. Las flores se abren en abril-mayo en el hemisferio norte.

El fruto es una baya con forma de globo, brillante, de color azul negro, recubierta de vello, con pulpa translúcida con tonos rojos o verdes, la cual tienen muchas semillas pequeñas. Estas bayas se hallan reunidas en racimos de 5 a 10 frutos. Son más ásperas que las grosellas rojas y maduran entre julio y agosto en el hemisferio norte.

El grosellero se adapta a condiciones difíciles de clima y terreno. Es muy resistente al frío, y tanto las nevadas tempranas como las heladas no dañan el rendimiento de la planta. Pero eventualmente, las heladas tardías pueden provocar la necrosis de las flores y de los frutitos, poniendo en peligro el rendimiento de ese año, pero sin afectar a la vitalidad de la planta.

¿Y tú que opinas?